Tamaño del texto A A A

Níger: los ataques cerca de zonas de refugiados fuerzan a muchos malienses a huir de los campamentos

Un grupo armado no identificado protagonizó ayer por la mañana un ataque en la ciudad de Ouallam, a unos 100 kilómetros al norte de la capital de Níger, Niamey.

La siguiente información es un resumen de las declaraciones del portavoz del ACNUR William Spindler, a quien se pueden atribuir las citas, durante la rueda de prensa del día 31 de octubre de 2014 en el Palacio de las Naciones en Ginebra, Suiza.

Un grupo armado no identificado protagonizó ayer por la mañana un ataque en la ciudad de Ouallam, a unos 100 kilómetros al norte de la capital de Níger, Niamey, al parecer con el propósito de liberar a prisioneros de la cárcel de la ciudad.

Simultáneamente se registraba otro ataque en un puesto de la guardia nacional responsable de la seguridad en el campo de refugiados de Mangaizé, que acoge a unos 6.000 refugiados malienses y que está situado a unos 40 kilómetros de Ouallam y a 70 de la frontera con Malí. El puesto de seguridad, ubicado en las afueras del campo, fue incendiado y cuatro guardias fallecieron. 

Si bien no se dispone de detalles precisos, la información inicial indica que hasta 9 miembros de la policía y de la guardia nacional podrían haber sido asesinados en ambos ataques. Dos refugiados del campo de Mangaizé resultaron heridos por balas perdidas y una mujer fue evacuada para recibir atención médica en Niamey.

Tras el ataque del jueves, casi todos los refugiados abandonaron el campo y se dirigieron a la aldea cercana de Mangaizé por temor a nuevos ataques. Hoy viernes los equipos de ACNUR en terreno están informando de que la mayoría de los refugiados han regresado al campo.

Se han enviado personal de refuerzo que dé apoyo a las fuerzas de seguridad en la zona. Se teme que los atacantes, que estaban fuertemente armados, hayan podido colocar minas antipersona en los alrededores para asegurar su huida al vecino Malí. En el campo sólo continuarán por ahora actividades humanitarias básicas o destinadas a salvar vidas, como el transporte de agua en camiones.

Las autoridades han declarado tres días de luto nacional y ACNUR ha presentado sus condolencias a las autoridades y a las familias de los policías fallecidos, especialmente de los guardias que vigilaban el campo de refugiados.

Níger acoge a unos 50.000 refugiados malienses.