Nigeria: Se registran ataques mortales en la región del lago Chad y más desplazamiento de población

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

ACNUR está cada vez más alarmado por el impacto humanitario que está teniendo la violencia en la región noreste de Nigeria. Los refugiados recién llegados a Níger, que fueron entrevistados por nuestro personal, han contado las atrocidades que han tenido lugar en las islas y las costas del lago Chad, en el estado de Borno, al noreste de Nigeria.

Una mujer describió cadáveres esparcidos por la casas y flotando en el agua. Dijo que la gente tenía miedo incluso de quedarse para enterrar a sus muertos o para encontrar a sus familiares desaparecidos. Otros relataron que huyeron de un tiroteo en un pueblo y que las mujeres y los niños estaban siendo secuestrados y capturados por personas no identificadas.

Según los informes, los últimos ataques comenzaron a mediados de febrero y se prolongaron durante cinco días. Según nuestros socios del Comité Internacional de Rescate (IRC por sus siglas en inglés),durante las últimas cuatro semanas un total de unas 2.000 personas habrían cruzado a la región de Diffa, al sureste de Níger. Además de los ataques en el lago Chad, algunos de los refugiados recién llegados vienen de zonas cercanas a la capital del estado de Borno, Maiduguri, afectada por los combates.

ACNUR reitera a todas las partes involucradas en el conflicto que está teniendo lugar en el noreste de Nigeria que es de vital importancia proteger a los civiles de cualquier daño. La acción de los insurgentes en los tres estados del noreste nigeriano, Yobe, Adamada y Borno, ha desplazado ya a más de 470.000 personas dentro de Nigeria, que se suman a los refugiados que están llegando a los vecinos Camerún, Chad y Níger.

Desde que Nigeria declaró el estado de emergencia en mayo de 2013 en los estados de Adamawa, Yobe y Borno, más de 57.000 personas han huido a los países vecinos de Camerún, Chad y Níger. 17.000 de ellas son refugiados nigerianos registrados y el resto son nacionales de países limítrofes que han estado viviendo en Nigeria durante décadas.

Níger ha recibido a la mayoría de los desplazados – casi 40.000 – que se concentran en la región de Diffa, un desierto en la zona más oriental del país. ACNUR agradece al gobierno de Níger su política de puertas abiertas hacia los desplazados forzosos de Nigeria y a la población local por compartir sus escasos recursos con un número cada vez mayor de refugiados.