Tamaño del texto A A A

ONU busca $4,63 miles de millones de dólares para ayudar a los refugiados sirios y a los países de acogida

El llamamiento de financiamiento que se presentó en el evento de Helsinki busca aliviar la desesperada situación de 4,7 millones de refugiados y los países vecinos que los albergan.

HELSINKI, Finlandia, 24 de enero de 2017 (ACNUR) – A casi seis años del inicio del conflicto en Siria, las agencias de las Naciones Unidas y ONG socias hicieron este martes, un llamamiento por $4,63 miles de millones de dólares para satisfacer las crecientes necesidades de los refugiados de Siria que han huido de los combates, así como las de las comunidades que los albergan en los países vecinos.

Este financiamiento está planificado para brindar ayuda básica primaria a más de 4,7 millones de refugiados sirios, de los cuales la gran mayoría vive bajo la línea de pobreza y se enfrentan a constantes luchas para pagar por los alimentos, la renta y la atención médica.

La asistencia también es necesaria para ayudar a aliviar la carga de las comunidades locales en Turquía, Líbano, Jordania, Irak y Egipto, en donde la situación tan prolongada ha dejado una gran carga sobre los recursos, la infraestructura y los servicios locales, los cuales ya se ven limitados.

“Los refugiados sirios y las comunidades de acogida necesitan nuestra ayuda ahora más que nunca”.

“Los refugiados sirios y las comunidades de acogida necesitan nuestra ayuda ahora más que nunca”, dijo el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados en sus comentarios antes del evento en Helsinki para presentar el llamamiento de financiamiento.

“La comunidad internacional debe enviar un mensaje claro de que los apoya y que brinda el tan necesario apoyo. ACNUR y sus socios están listos para abordar las necesidades y vulnerabilidades de los refugiados sirios y las comunidades que los acogen, pero requiere financiamiento necesario y flexible para lograrlo”.

Kai Mykkänen, Ministro de Comercio Exterior y Cooperación Internacional, dijo que la comunidad internacional tiene la responsabilidad de apoyar los esfuerzos de ayuda humanitaria de la mejor forma que pueda.

“Las noticias de Siria han sido devastadoras. Hemos visto un enorme aumento en la necesidad humanitaria y somos conscientes de la gran carga que tienen los países vecinos. Al alojar este evento clave, Finlandia quiere destacar la vital labor realizada por la ONU y los países vecinos de Siria”, dijo él.

Cerca de un 70 por ciento de todos los refugiados sirios son mujeres y niños y actualmente, la mitad de los niños en edades escolares no están matriculados en educación formal. Entre las prioridades del plan de financiamiento para el 2017 está la necesidad de impulsar las oportunidades educativas para los jóvenes refugiados sirios, y así evitar la amenaza de una “generación perdida”.

Otros elementos de la respuesta incluyen los derechos y la seguridad de los refugiados, la creación de oportunidades de medios de vida para los sirios en el exilio, y el aseguramiento del acceso a atención médica básica y de primera necesidad, tanto para los refugiados como para las comunidades de acogida.

La gran necesidad de ayuda también fue recalcada por los propios refugiados, entre ellos Wardah, una refugiada siria de 32 años de Raqa, quien ahora vive con sus cinco hijos y su suegra en un apartamento de una habitación en la capital de Jordania, Amán. Con su esposo en Siria y sin poder unírseles, ella dice que su familia depende mucho de la asistencia que reciben del ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, para poder sobrevivir.

“El solo pagar la renta ya es una constante preocupación y vivo con el temor de terminar viviendo en las calles”.

Ella recibe 215 dinares jordanos ($300 dólares) mensualmente como asistencia financiera del ACNUR, lo que apenas alcanza para la renta y los servicios, además de 120 dinares mensuales ($170 dólares) en cupones del Programa Mundial de Alimentos, lo que tiene que alcanzar para una familia de siete personas.

“Hemos estado aquí por tres años, y Jordania ha sido como un segundo hogar para mí”, dijo Wardah. “Pero el solo pagar la renta ya es una constante preocupación, y vivo con el temor de terminar viviendo en las calles”.

Sus dos hijos mayores, de ocho y nueve años, asisten a la escuela local en Jordania de forma gratuita, pero durante el invierno, Wardah debe encontrar dinero extra para pagar por ropa más caliente y el transporte público para que ellos puedan llegar a sus clases. Como resultado, ella se ha retrasado dos meses en el pago de su renta.

“El propietario es muy gentil y me permite atrasarme con el pago de la renta, pero ni siquiera él puede esperar por siempre. Inclusive con el dinero extra que hago ocasionalmente limpiando casas, no es suficiente”, explica Wardah, la ansiedad se siente en su voz.

“Sueño con regresar a Siria y tener a mi familia unida de nuevo, pero eso aún no es posible. Hasta entonces, todo lo que quiero es un lugar seguro donde mis hijos puedan crecer en paz”.