Tamaño del texto A A A

Pactos sólidos para los refugiados y los migrantes urgen ahora más que nunca

Declaración conjunta de la Representante Especial de la ONU para la Migración Internacional y el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados.

NUEVA YORK, Estados Unidos, 20 de septiembre de 2017 (ACNUR) - Frente a una cifra récord de personas desplazadas por el conflicto y la persecución, y con el aumento y la complejidad de la migración internacional, la Representante Especial para la Migración Internacional y el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados llamaron a los gobiernos a asegurar que los nuevos “pactos” mundiales sobre refugiados y migrantes sean sólidos, y que los derechos de las personas en movimiento sean su fundamento.

El llamado lo hicieron el día de hoy la Representante Especial para la Migración Internacional, Louise Arbour y el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, en una reunión de alto nivel co presidida por ambos en la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York. La reunión marcó el primer aniversario de la Declaración de Nueva York para los Refugiados y Migrantes, un acuerdo histórico adoptado por todos los 193 Estados miembros de las Naciones Unidas, con el fin de mejorar la protección de las personas en movimiento.

La Declaración brinda un espacio para la negociación de un pacto mundial para una migración segura, ordenada y regular, a ser adoptada en 2018, así como para que el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados proponga un pacto mundial específico para los refugiados en su informe anual a la Asamblea General de la ONU el próximo año.

La exitosa adopción de cada pacto ayudará a reforzar los objetivos del otro. El mejoramiento en el manejo de la migración contribuye con un entorno propicio para la efectiva implementación de regímenes de asilo. Al mismo tiempo, una mayor solidaridad internacional y respuestas más integrales para los flujos de refugiados alientan un ambiente tolerante y más receptivo para las personas en movimiento.

“Nuestra capacidad de manejar de mejor manera la movilidad humana recae en que ambos pactos sean tan fuertes como sea posible: ampliamente apoyados por los Estados miembros y con las necesidades de las personas más vulnerables en su esencia”, dijo la Representante Especial, Louise Arbour, quien fue nombrada por el Secretario General de la ONU para que trabaje con los gobiernos mientras desarrollan el primer pacto sobre migración internacional, en cooperación con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, recordó a los gobiernos que, hace un año, se comprometieron de nuevo con la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados y el régimen de protección internacional, que establece los derechos fundamentales de los refugiados a buscar seguridad en otros países, y a ser recibidos con atención y dignidad. Él hizo énfasis en que los nuevos mecanismos deben mejorar los sistemas existentes y compartir más equitativamente la responsabilidad de acoger a los refugiados del mundo y ayudarlos a reconstruir sus vidas.

“El alcance y la complejidad de la crisis mundial de los refugiados, que llevó a la adopción de la Declaración hace un año, no han disminuido. Las personas refugiadas están huyendo para salvar sus vidas en cifras aún mayores hacia algunos de los países más pobres del mundo. Tenemos una responsabilidad moral colectiva de fortalecer nuestra respuesta ante los movimientos de refugiados, mientras redoblamos los esfuerzos para abordar las causas de estos desplazamientos”, dijo Grandi.

“El último éxodo del Estado de Rakhine en Myanmar, de más de 400.000 personas en las últimas semanas, es un estremecedor recordatorio de las catastróficas consecuencias humanas que se dan cuando no se resuelven los conflictos y las violaciones a los derechos humanos que obligan a las personas a huir de sus hogares”, dijo Grandi.

Al actualizar a los gobiernos, las organizaciones internacionales y la sociedad civil sobre el proceso de elaboración de un pacto mundial sobre los refugiados, Grandi observó que se habían logrado avances sólidos, por ejemplo, en el  Marco de Respuesta Integral para los Refugiados (CRRF), que se aplica en 11 países de África y las Américas. Las lecciones aprendidas de esta experiencia se retroalimentarán en el desarrollo del pacto mundial sobre los refugiados.

“Si bien se están realizando sólidos progresos, es crucial que los compromisos de los gobiernos sean honrados con fondos adicionales, nuevos espacios de reasentamiento y más oportunidades para los refugiados en las comunidades de acogida”, dijo Grandi.

El pacto mundial para una migración segura, ordenada y regular tratará de mejorar la cooperación internacional en la movilidad transfronteriza, maximizando sus beneficios para todos los involucrados. Su objetivo será ayudar a los más vulnerables, empatar las necesidades laborales con las habilidades de los migrantes, incluidas las mujeres migrantes que desempeñan un papel clave en el desarrollo de las sociedades en las que viven, y abordar los factores que impulsan la migración irregular. En los últimos seis meses se ha llevado a cabo un proceso de consultas entre los Estados miembros y la sociedad civil, que continuará a partir del próximo año mediante negociaciones intergubernamentales sobre un proyecto de pacto que se adoptará en una conferencia internacional en el otoño de 2018.

Arbour instó a los gobiernos a asegurar que el pacto mundial sobre migraciones esté basado en ciertas realidades, incluyendo reconocer la probabilidad de que los movimientos transfronterizos aumenten y evolucionen debido a factores complejos como la demografía, el cambio climático, la comunicación moderna, los patrones de trabajo, así como otros factores económicos y aspiraciones humanas.

“La realidad es que la migración es un factor positivo para los migrantes y las comunidades de las que vienen y en las que se asientan, desplazándose la mayoría de una forma bien regulada”, dijo Arbour.

“El discurso que se separa de esta realidad, basado en estereotipos y en el miedo, un discurso que demoniza a los migrantes o menosprecia sus contribuciones, no sólo arriesga alimentar la intolerancia, sino que también oscurece los verdaderos desafíos que enfrentamos hoy”, dijo.

Para leer los discursos completos, en sus versiones en inglés: Grandi ; Arbour

 

Enlaces de interés:

http://refugeesmigrants.un.org/es

http://www.acnur.org/que-hace/proteccion/hacia-un-pacto-mundial-sobre-refugiados/

 

Contactos para medios:

Representante Especial de la ONU para la Migración:

Nora Sturm sturm@un.org, +1 646 701 2728

Jon Greenway greenway@un.org, +19172093956

ACNUR:

Dana Sleiman sleiman@unhcr.org, +1 917-940-1212

Ariane Rummery, en Ginebra, rummery@unhcr.org, +41 79 200 7617