Personas refugiadas emprendedoras potencian su negocio en Costa Rica

Refugiados participaron en la Feria y Foro "Produciendo la Integración" el 16 y 17 de noviembre en la Universidad Latina.

El Sabor de mi tierra, atendiendo a los visitantes de la ULATINA en la Primera Feria Produciendo La Integración.

El Sabor de mi tierra, atendiendo a los visitantes de la ULATINA en la Primera Feria Produciendo La Integración.  © Marcela Arce

SAN JOSÉ, Costa Rica, 21 de noviembre de 2016 (ACNUR) – En el marco de la semana global del emprendimiento, 25 personas refugiadas microempresarias participaron en la Feria "Produciendo la Integración" en Costa Rica. Ellos y ellas son procedentes principalmente de El Salvador y Colombia, y tras un proceso competitivo fueron seleccionados para participar en un proceso que busca potenciar sus habilidades como empresarios. Durante el proceso de selección se recibieron un total de 78 aplicaciones, en donde se identificaron a estos 25 emprendedores que se destacaron por su innovación y visión.

Los participantes de la Feria iniciaron su proceso de preparación a inicios del mes de octubre, a través de sesiones semanales de capacitación en temas como "elevator pitch", servicio al cliente, comercialización y participación en ferias. Además recibieron acompañamiento por una Red de Mentores conformada por Yolanda Fernandez (Presidenta de la Cámara de Comercio), José Manuel Cortissoz (microempresario ex refugiado), Eduardo Ulibarri y Nielsen Buján (ambos reconocidos periodistas).

El objetivo de este proceso que finalizó con la Feria y Foro "Produciendo la Integración" es que las personas refugiadas se potencien como empresarios y logren mayor competitividad en el mercado. Durante la Feria presentaron su idea productiva ante el público general e invitados especiales del sector privado, instituciones públicas y representantes de la comunidad internacional. Al cierre de la Feria un destacado juzgado conformado por la Roena Brown (emprendedora), Arianna Tristán (directora de Innovación de la Cámara de Industrias), Lourdes Brizuela (directora de Extensión Universitaria de la ULatina), Zobeida Moya (Directora de Fundación Mujer) y María Aminta Quirce (Directora de BN Desarrollo), seleccionó a los 5 proyectos que recibieron como premio un capital semilla para invertir en el desarrollo de su negocio.

Giovanni Acosta, refugiado colombiano fue uno de los microempresarios ganadores. El dirige "God Monk" un negocio de diseño y confección de ropa juvenil. Él comentó sobre el proceso "fue una época muy dura de trabajo donde hemos trabajado todos los días; ciertamente las capacitaciones fueron de gran ayuda para nosotros y además hemos tenido la posibilidad de conocer otros compañeros que estaban en nuestra misma situación y eso fue un empuje para seguir adelante".

El día después de la Feria, se desarrolló el Foro "Produciendo la Integración", en donde se unieron decenas de personas refugiadas interesadas en gestionar un negocio por cuenta propia. En este espacio reconocidos panelistas presentaron temas de actualidad, tales como las artes y cambios sociales, neuroventas, proceso de formalización de empresas, innovación, y el rol de la comunicación en los negocios. Se contó con la participación de instituciones como el Centro Cultural Costarricense Norteamericano, la Cámara de Industrias y Yo Emprendedor.

Cierre del foro de emprendedores Produciendo la Integración.

Cierre del foro de emprendedores Produciendo la Integración.  © Marcela Arce

"Las personas refugiadas no han salido por gusto de su país, la persecución y la violencia, el irrespeto a sus derechos humanos más básicos les han forzado a huir de su país y buscar la protección en otro. En muchos casos se ven forzados a salir precipitadamente dejando atrás todo, seres queridos, trabajo, escuelas y enseres preciados. En frente les espera el miedo a lo desconocido, la incomprensión de algunos, la angustia y la soledad, pero también la solidaridad de otros, la hospitalidad y su determinación de salir adelante y de asegurarse que sus familias, hijos e hijas consigan una vida segura y digna. Es por esa determinación que las personas refugiadas están dispuestas a entregar lo mejor para tener éxito en sus empleos y empresas. Ayudémosles a conseguir la paz que tanto merecen removiendo los obstáculos e incomprensiones que impiden su integración, así no sólo les ayudaremos a ellos, también ayudaremos a Costa Rica, porque los refugiados se transformarán en vehículos de desarrollo", indicó el Representante de la oficina de ACNUR en Costa Rica, Carlos Maldonado.

En Costa Rica, viven actualmente un aproximado de 4.000 personas refugiadas. El gobierno costarricense con el apoyo técnico del ACNUR promueve la integración socioeconómica de las personas refugiadas en el país, por medio de programas como "Vivir la Integración" y el "Modelo de Graduación". Una oportunidad de empleo para estas personas puede significar la base para reconstruir sus vidas.

Por Jorge Rodríguez, Costa Rica