RDC: Nuevas repatriaciones voluntarias de refugiados a Burundi

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

Esta mañana, sobre las 8.30 hora local, un convoy con 240 refugiados burundeses ha cruzado la frontera de la República Democrática del Congo (RDC) hacia Burundi marcando, de este modo, el comienzo de una nueva serie de repatriaciones voluntarias en una de las más prolongadas situaciones de refugiados en el mundo.

Los refugiados que regresaron hoy forman parte de los 10.000 que se espera que regresen a Burundi durante los próximos meses siguiendo una media de un convoy por semana. La mayoría de ellos provienen de las provincias del oeste de Burundi, como Bubanza, Bujumbura rural y Cibitoke o del sur, como Bururi. Una vez que regresen a su país, se beneficiarán de los programas de reintegración del ACNUR, que incluyen asistencia sanitaria, educación y material de cobijo.

Esta particular repatriación es la primera que el ACNUR ha podido realizar desde la provincia de la RDC, Kivu Sur, donde la inseguridad ha impedido las repatriaciones hasta este momento. Los refugiados allí, 15.000 en total y principalmente de las regiones de Uvira y Fizi, son los que quedan de las decenas de miles de burundeses que huyeron de los conflictos étnicos en su país de origen en 1972 y más tarde en los primeros años de 1990. De los que permanecen en Kivu Sur, 10.000 han declarado que quieren volver a su país. De los 5.000 que restan, muchos esperan quedarse permanentemente en la RDC. El ACNUR está trabajando con el gobierno para poder satisfacer sus necesidades de integración.

Existen 16.500 refugiados burundeses, incluyendo los refugiados Kivu Sur, en la RDC y cerca de 80.000 en otros países fronterizos con Burundi. Durante los últimos seis años, más de medio millón han regresado a su país voluntariamente, la mayoría de ellos con el apoyo del ACNUR. Otros se han integrado en los lugares de acogida: Tanzania por ejemplo, ha concedido la ciudadanía a 162.000 de ellos.

Burundi es en sí mismo un país de acogida de refugiados, que cuenta con 41.000 refugiados congoleses en cuatro campamentos y en áreas urbanas, dos mil de los cuales han solicitado la ayuda del ACNUR para regresar a la RDC este año. Esperamos comenzar con las repatriaciones el 20 de octubre. Este programa de doble dirección de repatriaciones voluntarias, burundeses en una dirección y congoleses en otra, ha surgido como resultado de un acuerdo tripartito entre el ACNUR, Burundi y la RDC que fue firmado el 11 de diciembre del año pasado.