Tamaño del texto A A A

Recordando a las víctimas de la brutal guerra en Siria

Cuando el conflicto marca su sexto aniversario, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, hace un llamado a recordar a aquellas personas que más han sufrido.

GINEBRA, Suiza, 13 de marzo de 2017 (ACNUR) – En el sexto aniversario del conflicto en Siria, tenemos que recordar a quienes más han sufrido por esta calamidad, entre ellos 4,9 millones de refugiados; 6,3 millones de personas desplazadas internas y millones de personas que viven con un miedo diario causado por esta guerra y las condiciones inhumanas que ha creado.

Siria está en una encrucijada. A menos de que se tomen medidas drásticas para reforzar la paz y la seguridad, la situación continuará empeorando.

Los traumas de Siria van más allá de las fronteras. Los flujos de personas y el conflicto, aparentemente imparable, han contribuido con el clima de ansiedad que vemos actualmente en muchos países. Como lo he dicho anteriormente, si no resuelves los problemas, los problemas vendrán por ti.

Durante mi reciente visita a Siria, pude ver por mí mismo cómo esta guerra afecta a las personas, especialmente a los niños. Hoy en día, incluso la infraestructura más básica está en ruinas. La salud, las escuelas, el agua y los suministros eléctricos son inestables o están siendo controlados por las partes beligerantes para sus propios intereses.

Todo esto importa porque los niños representan la mitad de la población, y un tercio de estos niños han nacido después del inicio del conflicto. La guerra en Siria ha durado más que la Segunda Guerra Mundial en Europa. Esto es inadmisible. Los niños de Siria, ya sea en sus hogares o en comunidades de refugiados en cualquier otro lugar, son el futuro del país. Una de sus pocas fuentes de esperanza.

ACNUR apoya a los refugiados sirios y a quienes los acogen. También debemos planificar con miras a un futuro en el que los refugiados puedan volver a sus hogares de forma segura. No se debe renunciar a la decisión de la comunidad internacional de apoyar el gran esfuerzo conjunto humanitario y de desarrollo que se necesita, ahora o entonces.