Refugiada siria porta la antorcha olímpica en Brasilia

Hanan, una niña refugiada de 12 años, llevó la antorcha olímpica en la primera parte del tramo brasileño del relevo, rumbo a Rio de Janeiro, para la apertura de los juegos olímpicos.

La refugiada siria Hanan Daqqah llevando la antorcha olímpica, hoy en Brasilia. La refugiada siria Hanan Daqqah llevando la antorcha olímpica, hoy en Brasilia.  © ACNUR/G.Morales

BRASILIA, Brasil, 3 de mayo de 2016 (ACNUR) – Rodeada por brasileños alegres y animados, la refugiada siria de 12 años Hanan Daqqah levantó hoy la llama olímpica y la llevó por 200 metros en la Explanada de los Ministerios, en Brasilia, la capital federal de Brasil, en el primer tramo del releve que recorrerá el país anfitrión de los juegos olímpicos que se realizarán en agosto en Rio de Janeiro.

Con este gesto simbólico se manifestó solidaridad con las personas desplazadas por la fuerza en todo el mundo, en un momento en el cual aproximadamente 60 millones de personas, tal como la misma Hanan, se vieron obligadas a dejar sus hogares por causa de la guerra y la persecución.

Fue un momento de gran alegría para la joven, quien, junto con su familia, fue obligada a dejar su casa en Idlib, en el noreste de Siria, para buscar la seguridad y un nuevo inicio al otro lado del mundo, en Brasil, gracias a un programa especial de visas que ofrece a los sirios la oportunidad de recomenzar sus vidas.

Estudiante de secundaria en un colegio de São Paulo, Hanan corrió con la antorcha olímpica por la Explanada de los Ministerios, mientras una multitud animada cantaba, interactuaba y sacaba fotografías. Cientos de empleados públicos que trabajan en los ministerios bajaron a la calle para asistir de cerca a este momento tan especial.

"Lo más importante del deporte es divertirse y hacer nuevos amigos", dijo Hanan. "Cuando lleve la antorcha olímpica, el mundo entero sabrá que los refugiados somos personas reales y que podemos hacer cosas positivas", añadió.

La antorcha llegó a Brasil hoy y pasará por 300 ciudades en su recorrido rumbo a la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos en el estadio Maracanã, en Rio de Janerio, donde se prenderá el pebetero olímpico.

https://youtu.be/95RFAm87LYA Refugiada síria conduze a Tocha Olímpica em Brasília

Hanan fue seleccionada para portar la antorcha olímpica en el primer tramo de su recorrido por Brasil por el Comité organizador de Rio 2016, a partir de una sugerencia enviada por la oficina en Brasil de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR). Ella es la segunda refugiada en llevar la antorcha olímpica. Su compatriota Ibrahim Al-Hussain llevó la antorcha la semana pasada en un centro de acogida para refugiados en Atenas, Grecia.

Hanan, su padre Khaled, su madre Yusra, su hermano Mostafá y su hermanita Yara llegaron a Brasil con otros parientes hace un año, luego de haber vivido por dos años en el campamento de refugiados de Za'atari, en Jordania.

Su familia se benefició de un programa brasileño dirigido a los sobrevivientes de la guerra en Siria, que les permitió viajar a Brasil gracias a un procedimiento de visa simplificado. Hasta la fecha, fueron emitidas 8.000 visas de este tipo por parte de las autoridades brasileñas.

Ya con un portugués fluido, Hanan frecuenta el colegio en São Paulo, y ya tiene muchos amigos brasileños. Ella está ayudando su familia a adaptarse al país que su papá reconoce ser el lugar que le permitió "volver a ser humano". Durante el releve de la antorcha olímpica de hoy, en la Explanada de los Ministerios de Brasilia, Hanan fue acompañada por varios medallistas olímpicos brasileños, como la jugadora de vóley Paula Pequeño, el maratonista Vanderlei Cordeiro de lima, además del ex campeón mundial de surf Gabriel Media. "Hoy no me siento como una refugiada, me siento como cualquier otra brasileña llevando la antorcha", dijo Hanan.

Ella aprovechó la oportunidad para agradecer a Brasil y a los brasileños por haber recibido a su familia y dijo que espera que su participación en el releve de la antorcha "envíe un mensaje por un mundo sin guerras y con más amigos".

Este año, por primera vez, un equipo de atletas refugiados competirá bajo la bandera olímpica. Los miembros del equipo serán anunciados a principios de junio.

La semana pasada, la llama olímpica hizo una parada simbólica en Suiza, antes de llegar a Brasil. El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, aprovechó la ocasión para rendir homenaje a los atletas refugiados.

"Mi enhorabuena a todo el equipo de refugiados, a quienes saludo con todas mis fuerzas. El equipo ofrece a talentosos atletas que fueron forzados a huir de sus casas la oportunidad de conquistar una medalla de oro", dijo Ban. "El mundo verá a los refugiados como ellos merecen ser vistos: como personas talentosas, fuertes e inspiradoras. Que ganen o que pierdan, ellos son los campeones del espíritu olímpico", añadió.

El conflicto en curso en Siria es el principal causante de la actual crisis mundial de refugiados. Más de 4,8 millones de sirios se vieron obligados a buscar protección en los países vecinos y muchos otros, como Hanan, fueron a buscar la seguridad aún más lejos.

Para saber más sobre la historia de Hanan y su familia en Brasil, haga clic aquí.

Por Luiz Fernando Godinho, en Brasilia, Brasil