Tamaño del texto A A A

Refugiados de Myanmar llegan a Bucarest mientras Rumania se une a las filas de países de reasentamiento

Rumania se ha convertido en uno de los pocos países del mundo a aceptar refugiados para su reasentamiento, a raíz de la reciente llegada en el país europeo ...

BUCAREST, Rumania, 08 de junio (ACNUR) - Rumania se ha convertido en uno de los pocos países del mundo a aceptar refugiados para su reasentamiento, a raíz de la reciente llegada en el país europeo de 38 personas procedentes de Myanmar.

Los refugiados, entre ellos ocho niños, volaron a Bucarest desde Malasia entre el 31 de mayo y el 1 de junio, según previsto por una ley adoptada por Rumania en diciembre de 2008, que da al país la opción de aceptar hasta 40 refugiados cada año para su reasentamiento.

Machiel Salomons, representante del ACNUR en Rumania, señalando que la agencia para los refugiados se ha visto obligada a incrementar sus esfuerzos para el reasentamiento, dijo que "la contribución de Rumania a este respecto es oportuna y muy apreciada".

El grupo de 38 refugiados, todos de la etnia Kachin, se encuentra actualmente en el Centro Regional para el Alojamiento y Trámites de Asilo de Galati, ciudad situada al este de Rumania. La instalación es administrada por la Oficina Rumana de Inmigración (ORI). El reasentamiento fue organizado por ORI, en estrecha cooperación con ACNUR y la Cruz Roja de Rumania.

Según la legislación rumana, los refugiados reasentados tendrán los mismos derechos que los ciudadanos rumanos, a excepción de los relacionados con la política. En Galati, van a recibir cursos de idiomas y orientación cultural, además de ser informados y asesorados sobre sus derechos legales.

Los refugiados también recibirán el apoyo de ACNUR y sus socios, como por ejemplo, Save the Children Rumania o el Servicio Jesuita a Refugiados de Rumania. Los refugiados podrán permanecer en el centro hasta un año, en ese tiempo serán ayudados a ser autosuficientes.

En Rumania se encuentra también otra importante estructura, el Centro de Tránsito de Emergencia, que abrió sus puertas a finales de 2008 en la ciudad de Timisoara con el objetivo de proporcionar un albergue temporal para refugiados con necesidad urgente de evacuación de sus países de primer asilo, debido a precarias condiciones de seguridad. Más de 600 refugiados han pasado por el centro.

El pasado año, un total de 995 solicitudes de asilo se registraron en Rumania, dato ligeramente inferior al de 2008. Durante el mismo año, un total de 94 personas se beneficiaron de algún tipo de protección (estatuto de refugiado o protección subsidiaria).

 

Claudia Liute, en Bucarest, Rumania