Tamaño del texto A A A

Refugiados retornan a Darfur mientras mejora la situación de seguridad

Una operación aérea del ACNUR emprendida esta semana permitió la repatriación de 230 refugiados desde la República Centroafricana hacia esta región de Sudán.

DARFUR DEL SUR, Sudán, 15 de diciembre de 2017 (ACNUR) - Hamila, quien tiene seis hijos, huyó de la inseguridad en Darfur hace diez años a la vecina República Centroafricana (RCA).

Pero esta semana, se encontraba entre los más de 230 antiguos refugiados que retornaron a casa en vuelos fletados por ACNUR desde un campamento situado cerca de Bambari.

“Estoy muy feliz de tener la oportunidad de volver a Sudán, sobre todo por mis hijos”, expresó Hamila, que tuvo cuatro hijos más cuando estaba en el exilio.  “Aunque enfrentemos retos, al menos estaremos en nuestro país y con nuestros familiares”. 

ACNUR comenzó esta semana la repatriación voluntaria de refugiados sudaneses desde un campamento en Bambari, en la República Centroafricana.

Las repatriaciones por avión comenzaron el 12 de diciembre. Antes de que finalice el año, regresarán a casa unos 1.500 refugiados en 66 vuelos fletados por la Agencia de la ONU para los Refugiados.

Casi 3.500 refugiados huyeron de Darfur del Sur a la RCA en 2007 durante el conflicto entre las fuerzas de seguridad sudanesas y los grupos armados. Los refugiados fueron acogidos en el campamento de Pladama Ouaka, cerca de Bambari, un pueblo de 40.000 habitantes situado a orillas del río Ouaka. 

A finales de noviembre, los refugiados expresaron su intención de regresar a Sudán.  Esta decisión es consecuencia de la mejora en la situación de seguridad y el desarme de los grupos armados en Darfur.

“Estoy muy feliz de tener la oportunidad de volver. Aunque enfrentemos retos, al menos estaremos en nuestro país y con nuestros familiares”.

Actualmente, los refugiados retornados están siendo acogidos en un centro de tránsito en la capital del estado de Darfur del Sur y regresarán a sus pueblos de origen en Dafag, que se sitúa a unos 350 kilómetros de Nyala y pertenece a Darfur del Sur.

ACNUR trabaja con los Gobiernos de Sudán y la RCA con el fin de asegurar transporte aéreo y terrestre para los repatriados, así como paquetes para el retorno. Los repatriados también tendrán acceso a tierras.

“Estamos trabajando con los gobiernos de Sudán y la República Centroafricana para poner a disposición de quienes regresan transporte aéreo y terrestre, y paquetes con ayuda básica para el retorno”, dijo a los reporteros el portavoz de ACNUR Babar Baloch en una conferencia de prensa en Ginebra.

“Sudán se ha comprometido a implementar normas internacionales que regulen el retorno de los refugiados, incluyendo amnistías y el papel de monitoreo de ACNUR”, añadió.

La guerra en la región sudanesa de Darfur estalló en febrero de 2003 cuando empezaron los enfrentamientos entre grupos armados y el gobierno de Sudán. En el conflicto resultante murieron decenas de miles de personas y millones se vieron forzadas a desplazarse al interior de Sudán y más allá de las fronteras. 

Un número creciente de refugiados y desplazados internos ha ido regresado de forma espontánea a Darfur del Sur en los últimos años, informó Baloch a los reporteros en el Palacio de las Naciones.

“Esto se debe en parte a las graduales mejoras de seguridad por los acuerdos de paz firmados con algunos grupos armados y por los esfuerzos de la misión pacificadora que lidera una fuerza integrada por Naciones Unidas y la Unión Africana”.

En la actualidad, alrededor de 2 millones de personas están desplazadas dentro del país y más de 650.000 refugiados sudaneses viven en países vecinos como Chad y Sudán del Sur.

Muchas zonas de Darfur del Sur también se han vuelto más hospitalarias con los que regresan gracias al número creciente de iniciativas en recuperación temprana y desarrollo.

Gracias a la Voluntaria en Línea Andrea Briceño por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.