Tamaño del texto A A A

#Refugiarte en la frontera norte de Chile

La ciudad de Antofagasta, en el norte de Chile, acogió la exposición #Refugiarte, una iniciativa que pretendía reunir a más de 40 artistas latinoamericanos para retratar las problemáticas más íntimas y humanas de las personas refugiadas.

ANTOFAGASTA, Chile, 16 de marzo de 2017 (ACUNR) - “El año pasado, por esta misma fecha, aún estaba en el proceso de diseño de la ilustración”, recuerda Mathias Sielfeld, un artista chileno oriundo de la ciudad sureña de Concepción. Un tiempo antes de aquella fecha, miembros del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) se habían contactado con él para proponerle participar en la exhibición de ilustraciones #RefugiArte: una iniciativa que pretendía reunir a más de 40 artistas latinoamericanos para retratar las problemáticas más íntimas y humanas de las personas refugiadas. Mathias aceptó la propuesta sin pensar que, en un corto tiempo, su obra recorrería ciudades en Argentina, Perú y Chile. En este último país, la exposición estuvo abierta durante enero y febrero, en la Biblioteca Regional de Antofagasta: la  ciudad chilena con más solicitudes de asilo, después de Santiago.

“Participar en #RefugiArte fue un primer paso para darme cuenta del área social de la ilustración y sentir que, a través de esta veta artística, se puede hacer un cambio y crear consciencia en torno a la temática”, señala el artista, quien debió realizar un proceso de investigación previo para impregnarse sobre el sufrimiento de la población víctima de los conflictos armados, la guerra y la persecución.

Mathias Sielfeld es uno de los cuatro ilustradores chilenos que participaron en #Refugiarte.
© ACNUR/ Tatiana LH

Tras mucho explorar, decidió que su ilustración sería una metáfora sobre la militarización de las sociedades: “Quise ilustrar una figura de un militar en grande y mostrar cómo esta figura empequeñece a las personas por el poder que ejerce sobre ellos. Este gran personaje militar fuerza a las personas desplazadas a recorrerlo entero para buscar una salida”, agrega el artista.

“Se trata de una exposición emotiva, dinámica y llena de contenido. Lo más importante de todo es que muestra el lado más humano de la crisis mundial de refugiados y nos permite empatizar con los millones de personas que han debido partir de forma obligada y dejarlo todo atrás”, señala Magda Medina, Jefa Nacional de la Oficina en Chile del ACNUR, organización que en esta ocasión realizó un trabajo colaborativo con la Biblioteca Regional de Antofagasta, el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), la Gobernación de Antofagasta, la Fundación de Ayuda Social de las Iglesias Cristianas (FASIC) y el Departamento de Extranjería y Migración (DEM) del Ministerio del Interior y Seguridad Pública.

Entre los cientos de personas que asistieron a la muestra, se encuentra un grupo de niños y niñas de la zona - de entre 7 y 10 años - quienes luego de su visita, dibujaron en formato libre lo que piensan sobre las vivencias de los refugiados y de los migrantes. Ellos tuvieron la posibilidad de dialogar sobre una de las mayores problemáticas a nivel mundial y una realidad que no es indiferente para los habitantes de la ciudad en la que viven: la zona fronteriza norte de Chile - conformada por las ciudades de Arica, Antofagasta, Calama e Iquique - que alberga el 20% de la población refugiada del país, la mayoría de ellas personas colombianas, que han debido cruzar las fronteras en busca de protección internacional y seguridad para sus vidas.