Tamaño del texto A A A

Restaurante en Lyon sirve menú sirio para el lanzamiento del Festival Gastronómico

Después del éxito del año pasado, este año el festival se vuelve internacional con eventos en 13 ciudades europeas, empezando en la capital francesa.

LYON, Francia, 15 de junio de 2017 (ACNUR) – El aclamado chef francés Hubert Vergoin abrió la cocina de su restaurante en Lyon, LeSubstrat, para el chef sirio, Mohammad Elkhaldy, para el lanzamiento del segundo Festival Gastronómico en la capital gastronómica de Francia.

Después del éxito del año anterior en París y Estrasburgo, el festival será internacional en 2017, celebrando eventos en 13 ciudades europeas en seis países entre el 15 y el 30 de junio.

Este establecimiento es el primero de 84 restaurantes donde chefs refugiados de países como Afganistán, Eritrea, Irán, Somalia, Siria y Ucrania prepararán cenas europeas con los colores y sabores de los platillos de sus países de origen.

La iniciativa, nacida en Francia, inició el año anterior como una alianza entre la ONG Food Sweet Food y ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, con el apoyo de socios, ciudadanos, autoridades locales, restaurantes y comercios privados.

“Aún tenemos mucho que aprender el uno del otro y nos tomaremos el tiempo para hacerlo”.

El festival del 2017 se llevará a cabo en París, Bruselas, Madrid, Atenas, Ámsterdam, Florencia, Roma, Milán, Bari, Marsella, Burdeos, Lyon y Lille como parte de los eventos para la conmemoración del Día Mundial del Refugiado, que se celebra el 20 de junio.

En junio del año anterior, más de 1.000 personas disfrutaron de la comida preparada por chefs refugiados de India, Irán, Costa de Marfil, Rusia, Sri Lanka y Siria, en 11 restaurantes de París, los cuales abrieron sus cocinas y cambiaron sus menús para la ocasión.

En diciembre, se mudó a la ciudad de Estrasburgo, donde seis restaurantes sirvieron platillos afganos, sirios y tibetanos, así como algunas recetas recién inventadas.

Elkhaldy, quien trabajaba como chef profesional y restaurador en Damasco, fue una de las estrellas del festival del año anterior, cuando cocinó con el chef francés, Stéphane Jégo en el restaurante l´Ami Jean.

“Los refugiados tendrán la oportunidad de mostrar sus habilidades y promover sus tradiciones culinarias”.

Desde que se mudó a Francia, él fue contratado para varios eventos de alto perfil, incluyendo una pasarela de modas para la marca Kenzo y una recepción en el ayuntamiento de París, donde asitió la alcaldesa, Anne Hidalgo.

Él y el chef principal Vergoin, se reunieron en la cocina de Substrat en Lyon un día antes, para intercambiar historias sobre sus experiencias culinarias y discutieron las preparaciones para la cena de seis platillos del jueves, con lo que se dará el inicio del festival de dos semanas.

El par servirá un menú de seis platillos que incluye codorniz, corazón de pato, ternera, vegetales picantes, baklava y un helado al estilo de Damasco.

“Ayer, nos tomamos el tiempo para sentarnos juntos y aprender un poco más del otro”, dijo Vergoin al ACNUR. “Aún tenemos mucho que aprender el uno del otro y nos tomaremos el tiempo para hacerlo después del servicio de esta noche”.

Marine Mandrila, una de las fundadoras del festival, dijo que el evento del año anterior tuvo tanto éxito, que las personas de todo el mundo querían replicarlo.

“Su expansión a varias ciudades europeas sale del deseo de muchos ciudadanos en toda Europa de comprometerse con los refugiados y recibirlos en sus propios países”, dijo ella. “Los refugiados tendrán la oportunidad de mostrar sus habilidades y promover sus tradiciones culinarias, y las personas podrán descubrir una nueva cultura a través de su cocina”.

Vincent Cochetel, director de la oficina de ACNUR en Europa, describió el festival como una experiencia cultural positiva que se basa en la “simple alegría” de preparar y disfrutar una buena comida.

“También ayuda a generar conciencia sobre la situación de los refugiados y crea oportunidades para los chef refugiados, promoviendo sus talentos y habilidades”, dijo él.

El evento ha impulsado las carreras culinarias de los refugiados en Francia, y abrió puertas para todos los chefs refugiados que participan.

Por Celine Schmitt