Tamaño del texto A A A

Rio+20: Alto Comisionado pide acción conjunta para refugiados y desplazados en zonas urbanas

Guterres pidió un acuerdo sobre principios rectores para la protección de las personas obligadas a cruzar las fronteras debido a desastres naturales relacionados con el cambio climático.

RIO DE JANEIRO, Brasil, 21 de junio (ACNUR) – El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, António Guterres, hizo un llamado a las organizaciones internacionales para que colaboren con las comunidades locales y las autoridades nacionales en la elaboración de soluciones para las personas que se desplazan hacia las ciudades, forzosamente y no, buscando mejores condiciones de vida.

En un evento paralelo realizado este jueves durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (Rio+20), Guterres pidió a la comunidad internacional que llegue a un acuerdo sobre principios rectores que garanticen la protección de las personas obligadas a cruzar las fronteras debido a desastres naturales relacionados con el cambio climático.

“En este contexto el juego se llama ‘colaboración’”, dijo Guterres. “Un sistema de protección adecuado para esta población debe ser el resultado de los esfuerzos de las autoridades locales, la sociedad civil, las organizaciones de refugiados y desplazados, así como los gobiernos y las organizaciones internacionales. Debemos trabajar juntos”.

El evento, organizado por el ACNUR y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), resaltó la situación de vulnerabilidad de migrantes, desplazados y refugiados que viven en las ciudades y reunió a los máximos representantes de las tres principales organizaciones que trabajan en el área.

También participaron en el evento el Director General de la OIM, William Swing, y la Representante Especial del Secretario General de la ONU para la Reducción de los Desastres Naturales, Margarita Wahlström. El encuentro también contó con la presencia de la Coordinadora Ejecutiva de Rio+20, Elizabeth Thompson, y del Ministro de Relaciones Exteriores de Bangladesh, Mohamed Mijarul Quayes.

El llamado de Guterres para la colaboración también fue retomado por los otros panelistas. “Levantar muros no detendrá las olas migratorias”, afirmó el Director General de la OIM. “Las sociedades necesitan abrazar la multiculturalidad, ya que la migración seguirá siendo un tema clave en el siglo 21”.

El Alto Comisionado recordó a los participantes que la urbanización es una “megatendencias” y observó que más del 50% de la población bajo el mandato del ACNUR vive en los barrios pobres de las ciudades, donde con frecuencia no hay acceso a servicios básicos. La interacción entre la urbanización y otras tendencias, como el aumento poblacional, la escasez de agua, la inseguridad alimentaria y el cambio climático, es la característica más distintiva de nuestro tiempo”, afirmó.

El Alto Comisionado Guterres invitó la comunidad internacional a unirse en la iniciativa Nansen, que será lanzada el próximo octubre por un grupo de cinco países (Noruega, Suiza, México, Alemania y Costa Rica) y resaltó la importancia de alcanzar un acuerdo sobre principios rectores para la protección de las personas obligadas a cruzar fronteras a raíz del degrado ambiental y el cambio climático.

“La distinción entre migrantes económicos y refugiados se hace cada vez más tenue”, aseveró Guterres. “Un número creciente de personas está obligado a desplazarse y estos desplazamientos muchas veces no se enmarcan en la definición de la Convención de 1951”, afirmó, refiriéndose al instrumento legal internacional que define quién es un refugiado y cuáles son sus derechos y obligaciones, así como las obligaciones que incumben a los Estados.

“No sería aconsejable reabrir la discusión sobre la Convención sobre le Estatuto de los Refugiados de 1951 mientras el mundo experimenta una globalización asimétrica. Sería ingenuo esperar que todos los Estados llegasen a un acuerdo amplio”. En su lugar, Guterres propuso un enfoque más suave, con base en principios análogos a los que se aplican para la protección de las personas desplazadas internamente.

El Alto Comisionado también elogió a Brasil por el otorgamiento de la residencia permanente por razones humanitarias a ciudadanos haitianos desplazados a raíz del terremoto de 2010. “Aunque estos haitianos no sean considerados como refugiados por la Convención de 1951, Brasil escogió un enfoque pragmático al reconocer sus necesidades de protección”, dijo Guterres.

La agenda de Guterres en Rio de Janeiro también incluyó un encuentro con la Alianza Mundial para Cocinas Limpias, de la cual el ACNUR es miembro fundador. Con la presencia de la Ministra sueca para el Desarrollo, Gunilla Carlsson, y del Presidente de la Fundación de las Naciones Unidas, Timothy Wirth, Guterres elogió la contribución de las cocinas limpias para la reducción del tiempo de recolección de leña en las cercanías de los campamentos de refugiados. Esta iniciativa disminuye el riesgo de violación al cual muchas mujeres están expuestas.

Por Luiz Fernando Godinho en Rio de Janeiro, Brasil