Tamaño del texto A A A

Salvando las vidas de los más pequeños en el Líbano

La organización sin ánimo de lucro Birth and Beyond facilita tratamiento pediátrico especializado, dando esperanza tanto a familias libanesas desfavorecidas como a familias refugiadas.

BEIRUT, Líbano, 17 de agosto de 2017 (ACNUR) - La bebé Aya descansa tranquilamente en una incubadora del hospital público Karantina, en la capital libanesa, Beirut. Sus padres son refugiados sirios y sus primeros días de vida no han sido fáciles, pero la familia está agradecida de que la niña haya podido recibir el tratamiento que necesitaba.

“Mi hija Aya nació con ictericia”, explica su padre Mohammed, originario de Idlib, en el noroeste de Siria. “Estuvo aquí [en el hospital] durante dos días y la cuidaron estupendamente. Ha mejorado, así que nos la llevamos a casa”.

El tratamiento especial para Aya fue posible gracias a la recién construida ala pediátrica del hospital, costeada por una ONG libanesa llamada Birth and Beyond (Nacimiento y más allá). Su objetivo es facilitar tratamientos neonatales de calidad para familias desfavorecidas en el Líbano, incluidas las de refugiados sirios.

El Líbano acoge a más de un millón de refugiados procedentes de la vecina Siria, cuyo conflicto ya dura desde hace seis años. Alrededor del 12% de los niños nacidos de padres refugiados necesitan cuidados intensivos neonatales. Una de las principales causas de este hecho es su prematuridad que, a su vez, puede ser el resultado de los casamientos tempranos, la pobreza y la falta de cuidados prenatales.

Desgraciadamente, los cuidados intensivos neonatales no están disponibles en todos los hospitales libaneses y los refugiados se ven a menudo obligados a viajar grandes distancias para que los recién nacidos puedan acceder al tratamiento que necesitan.

Robert Sacy, el pediatra que fundó Birth and Beyond lo hizo con el objetivo de abordar un doble reto: el número insuficiente de plazas de cuidados intensivos pediátricos - sobre todo en hospitales públicos - y el precio prohibitivo de estos tratamientos para las familias desfavorecidas.

“Es un beneficio enorme para los refugiados que puedan recibir cuidados de calidad de manera gratuita”.

“Siempre tenemos este problema de denegar asistencia a la gente no solo por la falta de plazas, sino sobre todo por la falta de apoyo financiero”, explica Sacy. “Necesitamos tener los mejores tratamientos con los mejores profesionales de la medicina y el mejor equipamiento en los hospitales públicos”.

El año pasado, unos 4.500 bebés refugiados necesitaron cuidados intensivos neonatales, según Michael Woodman, funcionario de ACNUR encargado de salud pública en el Líbano. A pesar de que la Agencia de la ONU para los Refugiados cubre el 90% de los costes, las familias aún tienen que cubrir el 10% restante que, aunque se trate de una cantidad pequeña, puede resultar prohibitiva para muchas familias refugiadas.

“Iniciativas como Birth and Beyond son extremadamente importantes porque facilitan atención de una calidad excelente para los refugiados, integrada en un hospital público”, dice Woodman. “Creo que es un beneficio enorme para los refugiados que puedan recibir cuidados de calidad de manera gratuita”.

Los niños de familias desfavorecidas son todos recibidos con el mismo cariño y atención, sin tener en cuenta su nacionalidad. Manal es de Trípoli, en el norte del Líbano, y su hijo Oussama fue ingresado en la nueva unidad de cuidados intensivos pediátricos del hospital de Karantina después de sufrir complicaciones tras una intervención cardíaca.

“El ala es excelente incluso en términos de equipamiento y maquinaria, no me sentí en absoluto como si estuviera en un hospital público”, dice Manal. “El hospital no me costará mucho. No me puedo permitir llevar a mi hijo a un hospital privado, pero aquí el gobierno paga y es mejor”.

Gracias a Birth and Beyond, Oussama y Aya tienen una segunda oportunidad en la vida, y Sacy defiende que se debería garantizar el mismo nivel de atención a todos los niños nacidos en el Líbano, sin tener en cuenta la situación financiera de la familia. “No entiendo por qué las personas pobres no deberían tener el derecho a ser tratadas de la misma manera que las personas ricas”.

Por Dalal Mawad y Houssam Hariri desde Beirut, Líbano.

Gracias a la Voluntaria en Línea Esperanza Escalona Reyes por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.