Somalia: el Alto Comisionado se reúne con refugiados retornados en Kismayo

António Guterres dice que el énfasis no es presionar a la gente para que retroceda, sino para crear las condiciones para un retorno y una reintegración sostenibles en Somalia.

El Alto Comisionado António Guterres se reúne con los refugiados repatriados para hablar sobre los retos a los que se han enfrentado desde su salida de Kenia y llegada al puerto somalí de Kismayo.  © ACNUR/B.Loyseau

KISMAYO, Somalia, 11 de mayo de 2015 (ACNUR) – Ali Abdi Madar, un joven de 22 años, nació y creció en el extenso campamento de refugiados de Dadaab en Kenia. Cuando tuvo la oportunidad de ir a Somalia, su país de nacimiento, no lo dudó.

Ali, que llegó el pasado febrero al puerto de Kismayo, en el sur de Somalia, dejando atrás a su madre y a su hermano, comentó que quería pasar el resto de su vida aquí.

En una conversación mantenida con António Guterres, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, que visitó la semana pasada la ciudad de Kismayo en un breve viaje por Kenia y Somalia, Ali señaló que habla con su madre todas las noches y que la echa de menos, pero no se arrepiente de la decisión que tomó. "Si consigo un buen trabajo, traeré a mi madre aquí", dijo Ali.

Aunque estaba contento por regresar a Somalia, Ali se dio cuenta que empezar una nueva vida en un país que no conocía y que está intentando reconstruirse tras décadas de conflicto, no es nada fácil. El joven comentó: "En Dadaab terminé la escuela secundaria, aun así no encuentro trabajo".

El retorno de Ali se enmarca en un acuerdo firmado en noviembre de 2013 entre ACNUR y los Gobiernos de Kenia y Somalia para ayudar a los refugiados somalíes en Dabaad a repatriarse voluntariamente en zonas designadas de Somalia de forma segura y digna.

El Alto Comisionado António Guterres debatió acerca del acuerdo y el camino a seguir durante su reunión con altos funcionarios keniatas y somalíes, entre los que se encontraban el Presidente de Somalia Hassan Sheikh Mohamoud y el Presidente de Kenia Uhuru Kenyatta. Asimismo señaló: "No hay que hacer hincapié en que las personas regresen, sino en la creación de condiciones más viables para que el regreso y la reintegración en Somalia sean sostenibles".

En la actualidad, Dabbad alberga más de 350.000 refugiados divididos en cinco campamentos. Un 90% de los que residen allí son somalíes. El primer campamento fue establecido en 1991. Ante la imposibilidad de regresar a casa, tras más de dos décadas de guerra e inestabilidad, sequía y hambruna, generaciones de somalíes se han visto obligados a establecerse allí.

Ali Abdi Madar se encontraba entre el pequeño grupo de refugiados retornados que tuvo la oportunidad de reunirse con António Guterres en Kismayo, en el sur de Somalia. El joven de 22 años habló sobre los retos a los que se enfrentan.  © ACNUR/B.Loyseau

Como parte del proyecto piloto de 6 meses de reintegración y repatriación voluntaria de ACNUR, un número limitado de refugiados comenzó a regresar en diciembre del año pasado. Hasta ahora, más de 2.000 refugiados han vuelto a los distritos de Luug, Baidoa y Kismayo.

Los retornados reciben un paquete de medidas que incluye una ayuda económica de 80 dólares por persona. Aquellos con necesidades especiales recibirán 100 dólares. ACNUR ha establecido una infraestructura de recepción en las fronteras y en zonas de repatriación para guiar y ayudar a los repatriados en su vuelta a casa. Además de estas tres áreas diferenciadas para el regreso en la fase piloto, otros cinco distritos de Somalia se están evaluando como áreas potenciales de regreso. Proyectos de educación, sanidad, alojamiento y sustento están en marcha para ayudar a la reintegración de los refugiados.

Durante la reunión del Alto Comisionado con los retornados en Kismayo, Ali le comentó que los somalíes que han regresado de Dabaad no quieren limosnas, sino aprovechar la oportunidad para trabajar con ACNUR y el Gobierno para mejorar las condiciones de vida en Somalia. Asimismo dijo que hablaba con sus amigos en Dabaad y les animaba a regresar.

Otros refugiados señalan que aunque el acceso a alojamiento, sanidad y educación suponen un desafío, estaban agradecidos por estar de vuelta en Somalia.

Mientras tanto, en una visita el pasado viernes a Dabaad, Guterres agradeció al presidente de Kenia Uhuru Kenyatta por el continuo apoyo a los refugiados, y añadió: "Quiero expresar mi profunda gratitud al Presidente Kenyatta por garantizar que la repatriación a Somalia se realizará de forma voluntaria, segura y digna".

Guterres hizo de nuevo un llamamiento a la comunidad internacional para invertir en Somalia. "Si invertimos en Somalia y el país es capaz de resolver los problemas de seguridad, esto beneficiará a todos los países vecinos, incluyendo Kenia" – afirmó.

Dana Hughes desde Kismayo, Somalia

Gracias a la Voluntaria en Línea Marina Serna Box por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.