Tamaño del texto A A A

Traslado de residentes desde el campamento de "la Jungla" en Calais, Francia

El día de ayer, las autoridades francesas iniciaron el traslado voluntario de 1.900 personas desde “la Jungla”.

CALAIS, Francia, 25 de octubre de 2016 (ACNUR)- El asentamiento informal para refugiados y migrantes en Calais, conocido como “la Jungla”, no es un entorno adecuado para vivir y ACNUR viene recomendando desde hace mucho tiempo su cierre y su reemplazo por un alojamiento adecuado para refugiados y migrantes. Ayer, las autoridades francesas iniciaron el traslado voluntario de 1.900 personas desde “la Jungla”.

Muchas de ellas hicieron fila durante toda la mañana para subirse a los autobuses que los llevarían a diferentes centros de acogida en toda Francia y no se han reportado incidentes graves. ACNUR estuvo presente en la operación ofreciendo información sobre derechos jurídicos y ayudando en la identificación de personas con necesidades especiales, incluyendo varios centenares de menores no acompañados.

La Agencia de la ONU para los Refugiados ha urgido a que se adopten las medidas especiales necesarias para asegurar la seguridad y el bienestar de estos menores, y que estas se pongan en marcha antes del cierre del asentamiento. Este aspecto es importante para que los menores no opten por emprender movimientos secundarios y corran el riesgo de ser explotados por parte traficantes de personas, o acaben viviendo en las calles y sin ayuda. Deben tomarse medidas, como la búsqueda de familiares, para que los menores puedan reunirse con sus parientes en Europa, siempre y cuando esto se determine como la mejor opción tras analizar el interés superior de estos niños y niñas, como en el caso de los 200 menores no acompañados que han dejado Calais con destino al Reino Unido.

En este sentido, ACNUR celebra el traslado desde el 17 de octubre de más de 100 menores no acompañados desde Calais al Reino Unido en el marco del Reglamento de Dublín, así como el compromiso de Reino Unido de trasladar a un número sustancial de menores no acompañados bajo la llamada “Enmienda Dubs”. A pesar de los retos derivados de este entorno tan complejo, resulta crucial que se establezcan los procedimientos y las salvaguardas necesarias para que cualquier traslado al Reino Unido o a otro país se realice tras determinar el interés superior de los menores, y que una vez en Reino Unido, se pongan a su disposición los mecanismos de atención adecuados.

Las autoridades han indicado que los menores restantes serán trasladados a un asentamiento cercano a “la Jungla” conocido como “campamento de acogida provisional” (CAP, por sus siglas en francés), donde serán alojados en casas prefabricadas. En los próximos días, se espera que sean entrevistados para determinar el interés superior de esos niños y niñas. ACNUR ha desplegado a un experto en protección de menores, personal de protección e intérpretes sobre el terreno para apoyar la tramitación de los casos y la implementación de los procedimientos de determinación del interés superior. En este contexto, debería ser posible determinar qué es lo mejor para cada menor y garantizar que se tenga en cuenta de manera primordial su interés superior.

La situación en Calais ha puesto de relieve la necesidad de una mayor corresponsabilidad y coordinación entre los Estados miembros de la UE para abordar los actuales vacíos en materia de asilo y acogida, así como de incrementar medidas de solidaridad entre Estados como la reubicación y otras vías legales para el acceso seguro de las personas. Se requiere por parte de Europa una respuesta genuinamente colectiva y de altas miras, basada en los principios de humanidad, acceso a la protección, solidaridad y corresponsabilidad, tanto dentro como fuera de los países de la UE.

ACNUR sigue dispuesto a brindar una mayor asistencia a Francia, Reino Unido y otros Estados miembros de la UE, de cara a la búsqueda de soluciones prácticas e integrales.