Un campamento de verano en Armenia ayuda a los jóvenes desplazados a instalarse

Los jóvenes que huyeron del conflicto y la persecución han encontrado nuevos amigos y una nueva confianza en este campamento de verano en Armenia.

Las actividades en el campamento incluyeron teatro, música, arte, deportes y trabajo en equipo.  © ACNUR/Nareg Dekermenjian

Las aguas tranquilas y el impresionante paisaje del lago Sevan en Armenia son atractivas características que han transformado esta ubicación en un destino popular de playa para los turistas. Pero este año este lugar también se ha convertido en un escenario para un campamento de verano que ha ayudado a 40 jóvenes desplazados de Siria, Irak y Nagorno Karabakh que ahora han encontrado confianza, oportunidades y amigos en su nuevo hogar.


Establecido por la ONG YMCA Vardenis para promover la integración social y cultural, el campamento de dos semanas de duración también trabajó en el mejoramiento del bienestar emocional y psicológico de los jóvenes desplazados y refugiados. Las actividades incluyeron teatro, música, arte, deportes y trabajo en equipo.

"Nunca antes había estado en el Lago Sevan", dice Maral, una muchacha siria quien ha asistido a este campamento de verano. "Lo que más me gustó fue nadar en el lago con mis nuevos amigos, y nuestro líder Nareg que nos estaba protegiendo de las olas. Me siento como si estuviera en mi hogar en Armenia y me siento honrada de ser parte de mi nueva patria".

"Me siento como si estuviera en mi hogar en Armenia."

A pesar del trauma y las dificultades que muchos participantes habían experimentado en sus vidas jóvenes, su resiliencia, optimismo y determinación brillaron.

"Hice muchos amigos en el campamento", dice Aram, un muchacho desplazado de la región montañosa de Nagorno Karabaj, donde el conflicto se intensificó en abril de 2016. "Éramos similares y diferentes al mismo tiempo – similares por nuestras historias de haber perdido nuestros hogares, y diferentes con nuestros idiomas, tradiciones y culturas".

Varditer Hambardzumyan, director de la ONG YMCA Vardenis, dice que el campamento de verano dio habilidades vitales para el futuro a jóvenes como Maral y Aram. Estos atributos beneficiosos, "tendrán un impacto positivo para los niños, llevándolos a un futuro digno con confianza en sí mismos, respeto hacia los demás y con un sentido de solidaridad".

  • Jóvenes refugiados y desplazados reunidos en el espectacular lago Sevan.
    Jóvenes refugiados y desplazados reunidos en el espectacular lago Sevan. © ACNUR/Nareg Dekermenjian
  • Jóvenes refugiados y desplazados toman parte de los ejercicios matutinos.
    Jóvenes refugiados y desplazados toman parte de los ejercicios matutinos. © ACNUR/Nareg Dekermenjian
  • Jóvenes refugiados y desplazados reunidos plantando árboles.
    Jóvenes refugiados y desplazados reunidos plantando árboles. © ACNUR/Haig Siserian
  • Los niños debaten, se relajan e interactúan juntos en el campamento.
    Los niños debaten, se relajan e interactúan juntos en el campamento. © ACNUR/Haig Siserian

El representante del ACNUR en Armenia, Christoph Bierwirth, estuvo en la audiencia el último día en que los campistas jóvenes hicieron una actuación impresionante de canciones armenias, danzas tradicionales y pantomima.

"Viendo a tantos jóvenes de diferentes orígenes y lugares, los jóvenes armenios locales y los jóvenes desplazados de Siria, Iraq y Nagorno Karabaj trabajando, debatiendo, relajándose e interactuando juntos ofrece una señal de esperanza y demuestra que la integración podría funcionar para todos los que estén dispuestos a participar.

Al final del campamento, los niños recibieron certificados de reconocimiento del ACNUR y premios por creatividad y talento, inteligencia y entusiasmo, movilización y habilidades de liderazgo. Pero no son los únicos que habrían beneficiado.

"El tiempo que pasamos en el campamento YMCA seguirá siendo inolvidable", dice Nareg, un líder del campamento de Australia. "Escuché los testimonios de los campistas, y estoy impresionado por su espíritu y fuerza. Ahora estoy lleno de empatía por todos los refugiados en el mundo, y ahora me siento diferente y pienso diferente".

Por Anahit Hayrapetyan

Gracias al Voluntario en Línea David Candela por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.