Tamaño del texto A A A

Volker Türk dice que la solidaridad es “esencial” para la protección de los refugiados

En un discurso durante la reunión anual del Comité Ejecutivo del ACNUR, el Alto Comisionado Adjunto para la Protección destacó la necesidad de acciones multilaterales para proteger a los refugiados de forma efectiva.

GINEBRA, Suiza, 05 de octubre de 2016 (ACNUR) – En medio de las guerras y la violencia que provocan que cifras record de personas huyan de sus hogares en todo el mundo, el Alto Comisionado Adjunto para la Protección hizo hoy un llamado para renovar el espíritu de multilateralismo, con el fin de brindar protección efectiva a los refugiados y reducir la xenofobia.

En un discurso en la reunión anual del Comité Ejecutivo de la Agencia de la ONU para los Refugiados, El Alto Comisionado Adjunto para la Protección, Volker Türk, planteó un sombrío panorama en el cual los “monstruos” de la guerra y los abusos de los derechos han provocado que una cifra record de 65,3 millones de personas haya huido de sus hogares en todo el mundo.

“Los monstruos del mundo actual son los horrores de los embravecidos conflictos, la violencia, y los abusos de los derechos humanos, de los cuales las personas tienen que huir tanto dentro como hacia afuera de sus países año con año”, dijo a una audiencia conformada por representantes de los 98 Estados que forman el Comité Ejecutivo del ACNUR.

Türk destacó que muy a menudo la existencia de “un desplazamiento que parece no tener final” se ha convertido en una realidad diaria para hombres, mujeres y niños que huyen de países como Siria, Afganistán, Sudán del Sur o Irak.

“La solidaridad es esencial para el funcionamiento efectivo del régimen de protección internacional”.

Mientras que el conflicto y la persecución provocan desplazamientos en todo el mundo, Türk recalcó la necesidad de una mayor solidaridad internacional para brindar una protección efectiva a quienes han tenido que huir de sus hogares, y en el caso de 21,3 millones de refugiados, a través fronteras internacionales.

“La solidaridad es esencial para el funcionamiento efectivo del régimen de protección internacional”, le dijo a los representantes reunidos en el Palacio de las Naciones el miércoles (5 de octubre).

“Es un valor fundamental detrás de toda forma de cooperación internacional, y es una parte crucial del contrato entre las naciones, sean grandes o pequeñas, e independientemente de los recursos con los que cuenten”, agregó.

El Alto Comisionado Asistente para la Protección, Volker Türk se dirige al Comité Ejecutivo del ACNUR, en Ginebra. © ACNUR/Jean Marc Ferré

El año anterior, la cifra de personas desplazadas en todo el mundo llegó a su punto más alto desde que el ACNUR tiene registro. Además de las 21,3 millones de personas refugiadas, esa cifra incluye a 40,8 millones de personas desplazadas dentro de las fronteras de sus propios países.

Türk destacó los avances en la cooperación multilateral en los últimos cinco años. Entre ellos, la Agenda de Desarrollo Sostenible, y el Acuerdo de París sobre Cambio Climático COP 21, el cual estableció un equipo de trabajo para prevenir, mitigar y abordar el desplazamiento provocado por el cambio climático.

Más recientemente, la Declaración de Nueva York sobre Refugiados y Migrantes fue adoptada en la Cumbre de Líderes de la ONU del 19 de septiembre. Esta Declaración incluye un marco de Respuesta Integral a la Situación de los Refugiados que busca abordar la situación de los refugiados de una manera más integral, predecible y equitativa; y también incluye un Pacto Mundial sobre Migración Segura, Ordenada y Regular.

En una versión más extendida de su discurso, Türk también elogió el admirable ejemplo de solidaridad demostrado por países que continúan manteniendo sus fronteras abiertas, brindando a los refugiados oportunidades para empezar de nuevo. Como forma de ejemplo, citó “el generoso régimen de derecho y políticas sobre refugiados” de Uganda, en respuesta a los flujos de refugiados del vecino país de Sudán del Sur.

“Entre otros beneficios, Uganda les concede a los refugiados libertad de movimiento y el derecho a buscar empleo, así mismo les brinda parcelas y terrenos en los cuales pueden construir sus nuevos hogares y desarrollar cultivos agrícolas”, destacó.

En el plano internacional, Türk rindió tributo al creciente compromiso de organizaciones como la OIT y la OCDE, así como de instituciones financieras internacionales, particularmente el Banco Mundial. “También hemos presenciado una comprensión más profunda de que los principales países de acogida requieren apoyo continuo, plasmado en compromisos concretos”, dijo.

La necesidad de un mayor multilateralismo y solidaridad también se han puesto en relieve por la reacción contraria que provoca la llegada de refugiados que huyen de las guerras y la persecución en todo el mundo, dijo Türk.

“La protección tendrá que ser la voz que guíe el renovado multilateralismo que profesamos”.

“Al mismo tiempo, en otros sectores de la sociedad, hemos visto una vitriólica oposición a los recién llegados, basándose en preocupaciones sobre seguridad y la capacidad de integración, y alimentando aún más la xenofobia y el racismo”, comentó.

“Sabemos que replegarse en una identidad política, recordar un pasado que nunca existió, en lugar de aceptar la diversidad, es contraproducente, e inclusive peligroso.

Hay mucho espacio para un pensamiento innovador, así como para crear situaciones que beneficien a todos, mientras que adoptamos respuestas integrales para los refugiados”.

A pesar de todo el pesimismo bajo las sombras de los monstruos del conflicto, la violencia y la xenofobia, Türk concluyó que hay un “presagio de que vendrá un mundo mejor”.

“Con la suficiente voluntad política y el compromiso demostrado de compartir responsabilidades a través de un marco de Respuesta Integral a la Situación de los Refugiados, podremos honrar a las personas que muy a menudo dejan de ser el centro de atención y pasan a ser pensamiento secundario”, dijo Türk.

“La protección tendrá que ser la voz que guíe el renovado multilateralismo que profesamos, porque está muy arraigado en las personas, sus derechos, esperanzas, necesidades y aspiraciones”.