ACNUR conmocionado por los ahogamientos masivos frente a Libia, y pide una acción urgente para los refugiados rescatados o interceptados en el mar por la Guardia Costera libia

El personal del ACNUR espera en Trípoli para ayudar a los refugiados y migrantes en el momento del desembarco.   © ACNUR / Sufyan Said

GINEBRA / TRIPOLI -  ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, se muestra conmocionado y entristecido por los informes de que cerca de 220 personas se ahogaron frente a Libia en los últimos días mientras intentaban cruzar el mar Mediterráneo hacia Europa.

Según los sobrevivientes, un bote de madera con un número desconocido de refugiados y migrantes se hundió en la costa de Libia el martes (19 de junio). De los 100 pasajeros estimados, solo cinco sobrevivieron. Los sobrevivientes fueron rescatados por la Guardia Costera libia y desembarcaron en Mayia, en las afueras de la capital, Trípoli. Ellos fueron llevados a un hospital local por las autoridades para recibir tratamiento médico. Varios cuerpos han sido recuperados por los rescatistas o han sido arrojados a las playas por el mar.

El mismo día, un bote de hule con unas 130 personas a bordo se hundió en una ubicación diferente frente a la costa libia. Sesenta sobrevivientes fueron rescatados por pescadores locales, que los llevaron de regreso a la costa en Dela (35 km al oeste de Trípoli). Se cree que setenta personas murieron ahogadas en este incidente.

El 20 de junio, la Guardia Costera libia realizó una operación de rescate frente a Garabulli, a 64 kilómetros al este de Trípoli. Los refugiados y migrantes rescatados fueron desembarcados en Tajoura. Los sobrevivientes informaron que más de 50 personas que viajaban con ellos habían fallecido.

ACNUR está consternado por el número cada vez mayor de refugiados y migrantes que están perdiendo la vida en el mar, y pide medidas internacionales urgentes para fortalecer los esfuerzos de rescate en el mar por parte de todos los actores pertinentes, incluidas ONG y embarcaciones comerciales, en todo el Mediterráneo. Al mismo tiempo, debe garantizarse el acceso a la protección en los países de primer asilo, así como vías alternativas para los refugiados en Libia que intenten cruzar el mar en busca de protección y seguridad. Todos estos pasos son cruciales para garantizar que no se pierdan más vidas en el mar.

El lunes (18 de junio), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, arrojó un ramo de flores al mar en Abu Setta, Libia, antes de guardar un minuto de silencio para recordar a los miles de refugiados y migrantes que han perecido en el mar intentando llegar a Europa.

"Estas muertes trágicas son un recordatorio de que las guerras y la pobreza siguen impulsando a las personas a realizar viajes desesperados que les cuestan los ahorros de su vida, su dignidad y, en última instancia, sus propias vidas", dijo Grandi.

"Con un número récord de personas huyendo de sus países de origen, nunca ha sido tan urgente abordar las causas fundamentales, mejorar las condiciones en Libia y otros países a lo largo de la ruta, proporcionar alternativas seguras y rescatar a las personas en el mar".

Estas últimas muertes han llevado la cifra de muertos en la ruta del Mediterráneo Central a más de 1.000 personas en 2018. A medida que llega la temporada de verano, se espera que aumente el número de refugiados y migrantes que intentan cruzar el Mediterráneo. En lo que va del año, la Guardia Costera libia ha desembarcado a más de 8.000 personas en los puntos de desembarco a lo largo de la costa libia. ACNUR y sus socios están presentes en estos puntos para proporcionar alimentos, agua, artículos de socorro y asistencia médica en el momento del desembarco. Asimismo, ACNUR está trabajando para garantizarse el acceso a los solicitantes de asilo de todas las nacionalidades, así como la existencia de alternativas a la detención para los refugiados rescatados o interceptados en el mar por la Guardia Costera libia.

 

Para obtener más información sobre este tema, póngase en contacto con:

  • En Ginebra, William Spindler, spindler@unhcr.org, +41 79 217 3011
  • En Trípoli, Paula Barrachina Esteban, barrachi@unhcr.org, +218 91 001 7553