Declaración del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, sobre la conclusión de las consultas formales referentes al pacto mundial sobre refugiados

Una joven refugiada que huyó de la lucha que comenzó el 7 de julio de 2016 en Sudán del Sur, revisa su olla de comida en el recientemente establecido campamento Pagarinya 2 en el distrito de Adjumani, en el norte de Uganda.  © ACNUR / Will Swanson

GINEBRA – En un momento en el que afrontamos niveles masivos de desplazamiento forzado en todas las regiones del mundo, la comunidad internacional logró un importante hito en su trabajo para mejorar la respuesta mundial para las personas refugiadas.

Las consultas formales sobre un nuevo pacto mundial sobre refugiados concluyeron en Ginebra con un fuerte y amplio apoyo para su borrador final. La versión final será incluida en mi reporte anual a la Asamblea General, que la tomará en consideración a finales de este año.

A lo largo de los 18 meses de consultas, me he sentido esperanzado y alentado por el compromiso constructivo de los 193 Estados miembro de la ONU, así como de muchos otros actores, como la sociedad civil y las organizaciones internacionales, en este esfuerzo conjunto para forjar una respuesta más completa y equitativa para las personas refugiadas.

Actualmente hay más de 24 millones de personas refugiadas, con la mayoría de ellas acogidas por países de ingresos medios y bajos cerca de los países destruidos por las guerras de las que huyeron. Las cargas a menudo son asumidas por los países con menos recursos para asumirlas. El pacto busca una mayor equidad en las responsabilidades compartidas.

Una vez que sea adoptado, el pacto fortalecerá la respuesta internacional a grandes situaciones de refugiados de formas concretas, ampliando la base de apoyo para las personas refugiadas y las comunidades de acogida.

La Asamblea General me solicitó una propuesta de pacto mundial sobre refugiados, con base en el Marco de Respuesta Integral para los Refugiados, establecido en la histórica Declaración de Nueva York para los Refugiados y Migrantes, adoptada en septiembre de 2016. Este nuevo marco ya es aplicado en 14 países, produciendo resultados significativos, y construyendo sobre la base de buenas prácticas de países que acogen gran cantidad de refugiados.

El pacto, si bien no es legalmente vinculante, representará la ambición de la comunidad internacional de transformar la respuesta para las situaciones de refugiados, con un camino que asegure que las comunidades refugiadas y de acogida cuenten con un apoyo a tiempo y sólido.

Contactos para los medios:

En Australia, Ariane Rummery, rummery@unhcr.org, +61 456 165 114
En Ginebra, William spindler, spindler@unhcr.org, +41 79217 30 11