El ACNUR en el sur de Sudamérica

Perú alberga más de 39.500 refugiados y solicitantes de asilo de más de 30 nacionalidades de América Latina, África, Asia Europa del Este y Medio Oriente.

Los marcos de protección

Perú es un Estado Parte de la Convención de 1951 sobre el Estatuto de Refugiados y su Protocolo de 1967. El marco nacional legal que trata con la protección de los refugiados está principalmente contenido en la Ley de Refugiados N. 27891 y sus regulaciones complementarias. Entre otras cosas, incluye la definición universal y regional de refugiado, establece garantías y obligaciones de los refugiados y los solicitantes de la condición de refugiado, y define lineamientos para el otorgamiento o el rechazo de la condición de refugiado. La ley, asimismo, crea la Comisión Especial de Refugiados, encargada de recibir, analizar, procesar y resolver las solicitudes de asilo. ACNUR ejercita su rol supervisor al integrar la Comisión, con voz pero sin voto. Perú se ha adherido a la Convención sobre el Estatuto de los Apátridas (1954) y a la Convención para Reducir los Casos de Apatridia (1961) en 2011, y se ha comprometido a adoptar un marco normativo para responder a la problemática de la apatridia.

Una tarea en equipo

La Oficina Regional de ACNUR para el Sur de América Latina se estableció en Argentina en 1965 y la misma cubre también a Bolivia, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay. En todos los países, el ACNUR trabaja con los Gobiernos, refugiados, Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y otros socios en las tareas de protección e integración. El apoyo de los gobiernos, la sociedad civil, el sector privado y otras instituciones es fundamental a la hora de facilitar la integración de las personas refugiadas. En Perú, la agencia socia en la implementación de programas del ACNUR es la asociación Encuentros.

El trabajo del ACNUR en Perú

· Brindamos al gobierno asistencia técnica para la adhesión a las convenciones de apatridia y el mejoramiento del marco normativo de protección, en línea con los estándares internacionales de protección de refugiados y apátridas.

· Promovemos el establecimiento de procesos de protección justos brindando apoyo técnico y asesoramiento a la Comisión Especial para los Refugiados a fin de fortalecer sus capacidades para la toma de decisiones efectivas y apropiadas.

· Promovemos el acceso de los solicitantes de asilo a procedimientos adecuados de documentación de identidad y registro.

· Prevenimos casos de devolución y aseguramos el acceso de solicitantes de asilo y refugiados al territorio a través de la implementación de iniciativas de capacitación dirigidas a oficiales de inmigración y fuerzas de seguridad que trabajan en áreas fronterizas sensibles.

· Apoyamos la participación de funcionarios de gobierno en reuniones regionales de formación y capacitación en temas de derecho internacional de refugiados y apatridia.

· Ayudamos a los gobiernos y a la sociedad civil en la búsqueda de soluciones duraderas, en particular, el acceso a los refugiados y solicitantes de asilo a programas de integración local, autosuficiencia y el disfrute de los derechos fundamentales.

· Apoyamos la realización de diagnósticos participativos con grupos de refugiados y de solicitantes de asilo a fin de conocer sus necesidades y prioridades, y hacerlos partícipes de la búsqueda de soluciones.

· Promovemos el establecimiento de Protocolos Operativos para prevenir y responder a la violencia sexual y por motivos de género que afecta a los solicitantes de asilo y refugiados.

· Trabajamos junto a los medios de comunicación, los formadores de opinión, y la sociedad civil para ampliar la concientización sobre los temas de refugiados y promover la integración de los refugiados a la sociedad.

· Apoyamos el trabajo conjunto con las demás agencias del Sistema de Naciones Unidas.