Implementación del PAB: Asilo de calidad

Asilo de calidad

La mayoría de los países de la región han incorporado estándares de protección internacional en sus legislaciones y han establecido órganos y procedimientos para efectuar la determinación del estatuto de refugiado como parte de los marcos legales relativos a los refugiados. Sin embargo, aún subsisten ciertos desafíos y los países de la región han reconocido la necesidad de mejorar aún más los marcos legales e institucionales.

Avances 2014 - 2017

Construcción y consolidación de los sistemas de asilo

En el Caribe se lograron avances importantes en la redacción y fortalecimiento de las legislaciones sobre protección de refugiados en las Islas Turcos y Caicos y en Trinidad y Tobago. En Curacao se redactó una política aplicable a temas de refugiados y se efectuaron avances a nivel operativo en las Bahamas y Antigua y Barbuda, país este último donde una Comisión de Elegibilidad ad hoc reconoció como refugiados al primer grupo de solicitantes de asilo provenientes de Siria. La reactivación del Comité de Elegibilidad para los Refugiados en Belice, que consideró y aprobó sus primeros casos en 17 años (de solicitantes de asilo provenientes de Centroamérica) fue también relevante. Trinidad y Tobago, en estrecha colaboración con ACNUR implementó su política de refugiados y estableció por primera vez una unidad de refugiados. En Ecuador, invitado por la Asamblea Nacional, ACNUR realizó comentarios al borrador de Ley de Movilidad Humana, que regula todas las situaciones relacionadas con los movimientos migratorios, e incluye un capítulo sobre temas de refugiados y apatridia. Esta legislación incluye avances importantes con respecto al actual sistema de asilo, por ejemplo el reconocimiento del carácter declarativo del reconocimiento de la condición de refugiado y el derecho de los refugiados a contar con una cédula de identidad nacional.

Programa asilo de calidad

Se han alcanzado avances significativos en el contexto de la iniciativa para la Gestión de Calidad del Asilo (QAI por sus siglas en inglés). Brasil, Costa Rica, México, Bolivia y Panamá avanzaron adecuando los estándares procedimentales para la determinación del estatuto de refugiado. Otros países, incluyendo Chile y Argentina, se unieron al Programa y Perú ha manifestado interés en sumarse. La colaboración entre Canadá (CIC) y los Estados Unidos de Norteamérica (USCIS) produjo como resultado un modelo dual de fortalecimiento de capacidades, asociándose con México (COMAR) para fortalecer los procedimientos para la determinación del estatuto de refugiado.

Programa fronteras solidarias y seguras

En el contexto de este programa, Centroamérica alcanzó importantes logros. En Guatemala, se constituyó una red de monitoreo y protección en la frontera y un equipo de trabajo de Naciones Unidas sobre niños y migración, se mejoraron las instalaciones en cuatro albergues para personas deportadas. En El Salvador y Honduras, se fortalecieron las redes de protección, se desarrollaron protocolos y lineamientos de recepción, adecuados desde el punto de vista de la protección. Adicionalmente, a través de talleres de capacitación se fortalecieron las capacidades de los funcionarios de los centros de recepción. Los esfuerzos se centraron en responder a la situación humanitaria de miles de niños y adolescentes no acompañados deportados. En Honduras, el Gobierno inauguró un Centro de Atención al Migrante en Omoa. En América del Sur se fortalecieron y consolidaron los mecanismos de monitoreo del control fronterizo en Bolivia, Brasil y Perú. Mientras tanto en Colombia, se mejoró la capacidad de recepción en las fronteras y ACNUR estará trabajando con la Oficina de Migraciones para capacitar a los funcionarios de fronteras.