Un año de implementación del PAB: Soluciones

Soluciones integrales, complementarias y sostenibles

Encontrar soluciones adecuadas y sostenibles, ya sea tradicionales o innovadoras, incluyendo programas de repatriación voluntaria, de integración local, de reasentamiento y de movilidad laboral que consideren los estándares internacionales de protección, especialmente para las personas refugiadas y desplazadas que viven situaciones de larga duración.

Avances 2014 - 2017

Programa de reasentamiento solidario

ACNUR propuso el reasentamiento de 1.142 personas entre enero y noviembre de 2015, en su mayoría de refugiados colombianos. Como lo plantea el Plan de Acción de Brasil, se inició una evaluación independiente de los programas de Reasentamiento Solidario en Argentina, Brasil, Chile, Uruguay y Paraguay, y se compartió el borrador del informe resultante con los Estados participantes.  Esta evaluación permitirá a los encargados de la toma de decisiones determinar qué ha funcionado, recibir retroalimentación de los propios refugiados, compartir buenas prácticas y realizar recomendaciones de cara al futuro.

Formas alternativas de admisión

Como una manifestación de solidaridad, el gobierno de Chile reactivó su Programa de Reasentamiento para Refugiados Sirios y Brasil emitió 8.000 visas humanitarias a nacionales sirios y otras personas afectadas por el conflicto en Siria. Brasil firmó además un acuerdo de cooperación técnica con ACNUR para mejorar la eficiencia y seguridad del proceso de emisión de visas especiales. Otro objetivo es mejorar el proceso de identificación de las personas con necesidades especiales afectadas por el conflicto en Siria, que podrían calificar para recibir una visa especial otorgada por Brasil. Además, el gobierno de Brasil concedió la residencia permanente por motivos humanitarios a 43.700 haitianos residentes en el país, que resultaron desplazados a causa del terremoto de 2010. Argentina revisó y amplió su programa de visas humanitarias para sirios por otro año. 

Programa de integración local

En Costa Rica y Ecuador, se alcanzaron importantes logros en el sentido de asegurar la integración legal, cultural y socioeconómica de los refugiados a través de iniciativas innovadoras a varios años plazo, que buscan identificar soluciones duraderas incluyentes y sostenibles. En este contexto, se iniciaron proyectos piloto del Modelo de Graduación en ambos países, involucrando a más de 650 familias, proyectos que están proporcionando resultados prometedores. Estos proyectos buscan equipar a cada familia con las capacidades y los medios para generar ingresos y romper el ciclo de dependencia. Este enfoque gradual pero sistemático, está diseñado para crear una red de seguridad autosustentable que permita a los refugiados y a los nacionales en condición vulnerable salir de la pobreza extrema y mejorar sus condiciones de vida, adquiriendo medios de vida más estables. En Ecuador se ampliará la implementación de este programa a todas las zonas donde opera el ACNUR y sus socios. En Costa Rica, se incluyó el Modelo de Graduación en el Plan de Desarrollo Nacional (2015-2018). En Brasil, el compromiso para integrar a los refugiados se manifiesta a través de una mayor inversión en los proyectos de integración y una serie de iniciativas para brindar información actualizada y completa a los refugiados sobre la integración local.

Programa de movilidad laboral

Llevando a la práctica el concepto de movilidad laboral, Brasil aprobó la Resolución Normativa #19 de la CONARE en diciembre de 2014, que regula el proyecto piloto para la movilidad regional y la integración socioeconómica de los refugiados colombianos. Ambos países están en conversaciones para considerar la implementación de un posible proyecto en el 2016.

Se finalizó y distribuyó a los gobiernos y partes interesadas en la región un estudio independiente sobre alternativas migratorias para los refugiados bajo el marco de las políticas migratorias regionales del MERCOSUR. Los principales hallazgos y recomendaciones fueron analizados en una reunión de CONAREs del MERCOSUR en noviembre de 2015. El estudio concluye que el actual sistema migratorio en el MERCOSUR (Acuerdos de residencia) ofrece una oportunidad única para facilitar la movilidad de los refugiados y ampliar las perspectivas de encontrar soluciones duraderas. Sin embargo, los países del MERCOSUR deberían explorar la posibilidad de incorporar salvaguardas de protección específicas basadas en el Derecho Internacional de Refugiados y el Derecho Internacional de los Derechos Humanos. El programa de movilidad laboral es también un ejemplo de solidaridad bilateral para brindar soluciones alternativas a los refugiados de la región.