Irak: huyendo de Mosul

En los últimos días, cientos de miles de civiles iraquíes han huido de los enfrentamientos en la norteña ciudad de Mosul y sus zonas aledañas. Los funcionarios de ACNUR se encuentran en el terreno para monitorear los desplazamientos y ayudar a quienes lo necesitan. Las necesidades son enormes, pero ACNUR está trabajando para proporcionar albergue, protección e implementos de primera necesidad, incluyendo carpas. Muchos de los desplazados abandonaron sus hogares sin pertenencias y algunos carecen de dinero para pagar por albergue, comida, agua o asistencia médica. Los desplazados llegan a los puestos de control entre la provincia de Nínive y la región del Kurdistán sin saber a dónde irán o cómo pagarán sus gastos.

Las agencias de Naciones Unidas, los grupos humanitarios y los funcionarios gubernamentales están coordinando sus esfuerzos para ayudar como se pueda a quienes lo necesitan. Las agencias de la ONU están haciendo un llamado especial para obtener ayuda adicional. ACNUR espera poder entregar paquetes de emergencia además de cientos de carpas. El ACNUR y sus socios también trabajarán para brindar protección y ayudar a los desplazados.

Este éxodo en el norte del país se suma a los desplazamientos masivos sucedidos este año en la provincia de Anbar en el occidente de Irak, donde los enfrentamientos constantes desde enero han forzado a cerca de medio millón de personas a huir de la provincia y a buscar protección en áreas más seguras.