Emergencia rohingyas

 

Medio millón de refugiados Rohingya han huido de la violencia en Myanmar. Siga la crisis aquí

Los Rohingyas son una minoría musulmana apátrida en Myanmar. Su último éxodo comenzó el 25 de agosto de 2017, cuando estalló la violencia en el estado de Rakhine, en Myanmar. La gran mayoría de los refugiados Rohingyas que llegan a Bangladesh son mujeres y niños, incluidos recién nacidos. Muchos otros son adultos mayores que necesitan ayuda y protección adicionales. Ellos no tienen nada y necesitan todo.

Más de la mitad de los recién llegados han buscado albergue dentro y a los alrededores de los campamentos de refugiados de Kutupalong y Nayapara, así como en los sitios improvisados que existían antes del flujo. Algunos se han unido a sus familiares allí, mientras que otros se ven obligados a depender de la asistencia y los servicios, poniendo una inmensa presión sobre las instalaciones existentes.

“Ellos quemaron nuestra casa y disparando nos obligaron a salir. Caminamos durante tres días por la jungla”.

Mohammed, que huyó a Bangladesh con su familia de siete personas, incluyendo un bebé nacido en el camino.

 

Los nuevos asentamientos espontáneos han emergido de un día a otro, aumentando las preocupaciones por la falta de albergues adecuados, agua y saneamiento. Muchos refugiados están aún en asentamientos improvisados y albergues temporales - a menudo con solamente una lona sostenida con postes de bambú. La infraestructura y los servicios están sobrecargados. Las aldeas locales también han acogido a recién llegados, poniendo más presión sobre los limitados recursos.

Mientras los refugiados continúan llegando a diario, la situación continúa siendo precaria. Muchos refugiados cuentan horribles historias sobre violencia extrema, algunos incluso muestran heridas y traumas sufridos antes de la huida. Ellos afirman que muchas otras familias están huyendo e intentando llegar a la seguridad en Bangladesh. A medida que llegan más refugiados a diario, existe una severa necesidad de albergue, mantas, y otros artículos de ayuda. Para reducir el riesgo de enfermedades transmitidas por el agua y por el aire, las personas refugiadas y las comunidades de acogida necesitan de manera urgente más agua potable, atención sanitaria y otros suministros. Las mujeres embarazadas, los niños pequeños y los adultos mayores son especialmente vulnerables.

 

¿Qué está haciendo el ACNUR para ayudar?

Actualmente, esta es la crisis de refugiados de más rápido crecimiento en el mundo. Estamos trabajando con el Gobierno de Bangladesh y otros socios para dar respuesta a las grandes necesidades humanitarias.

A mediados de octubre, ACNUR transportó por avión a Bangladesh unas 700 toneladas métricas de ayuda vital, incluidas tiendas de campaña, sábanas de plástico, mantas, mosquiteros, utensilios de cocina y bidones. Se planean otros viajes en avión.

Junto con nuestros socios, también estamos ayudando al gobierno a desarrollar la extensión de Kutupalong, un nuevo sitio cerca del campamento de refugiados de Kutupalong. Esto incluye financiar un camino para facilitar la construcción y el acceso de los refugiados, apoyar la planificación del sitio, construir letrinas y pozos, mejorar las instalaciones de agua y saneamiento y distribuir materiales para albergues.

Como medida contra los problemas de salud, como la diarrea acuosa aguda, estamos en proceso de construir un total de 8.000 letrinas para los refugiados. El ACNUR y sus socios ya han instalado cerca de 500 letrinas, 51 pozos de tubos poco profundos y 8 pozos de tubos profundos para garantizar el acceso al agua potable. También estamos apoyando el programa de vacunación contra el cólera dirigido por el gobierno, que comenzó el 10 de octubre, junto con UNICEF y la OMS.

Junto con la Comisión de Repatriación y Alivio de Refugiados de Bangladesh, estamos realizando un conteo familiar en los sitios de extensión de Kutupalong y Balukhali. Los datos recopilados sobre los perfiles familiares y las vulnerabilidades ayudarán a mejorar la entrega de ayuda y planear soluciones en el futuro.

El grupo de protección, dirigido por ACNUR, está ampliando su participación en todos los asentamientos de refugiados. El grupo está trabajando en un sistema de referencia y espacios seguros para las víctimas de la violencia de género. También está mejorando los esfuerzos para identificar y derivar a los niños en situación de riesgo para que reciban el apoyo adecuado.

Nuestros equipos permanecen en alerta máxima en medio de informes de una posible nueva afluencia de refugiados por tierra y mar. El ACNUR y sus socios están apoyando al gobierno en el posicionamiento previo y la prestación de asistencia para las posibles nuevas llegadas.

ACNUR continúa impulsando su presencia en el terreno a través del despliegue de especialistas en socorro en diferentes sectores. Ahora tenemos 182 miembros del personal de emergencia en Bangladesh, incluidos 84 colegas nacionales. Continuaremos impulsando nuestra presencia y nuestras operaciones para que coincidan con la escala y la complejidad de esta crisis de refugiados, que continua siendo cambiante y fluida.

ACNUR necesita urgentemente 83,7 millones de dólares para responder a las necesidades humanitarias masivas en Bangladesh hasta finales de febrero de 2018. Se necesita hacer mucho más para satisfacer las necesidades de niños, mujeres y hombres que huyen del conflicto.

Últimas Noticias Myanmar

ACNUR está preocupado por el creciente número de personas que recurren a medios desesperados para huir de Myanmar.

Leer más

La recopilación de datos móviles se diseñó de tal manera que los datos se pueden recopilar con GPS incluso cuando el equipo no tiene cobertura de red.

Leer más

El Alto Comisionado Auxiliar para la Protección del ACNUR aseguró a los refugiados Rohingya en Bangladesh que cualquier retorno debe ser voluntario, seguro y digno.

Leer más

Según los guardias fronterizos de Bangladesh, unos 3.000 refugiados llegaron a través del cruce fronterizo de Anjuman Para entre el miércoles por la tarde y el jueves por la mañana.

Leer más