Terremoto en México

El 19 de septiembre de 2017, un seísmo de magnitud 7.1 sacudió el centro de México, afectando principalmente a la Ciudad de México y los estados de Morelos y Puebla. Junto con el terremoto de magnitud 8.1 del día 7 de septiembre que sacudió Oaxaca y Chiapas, el número de víctimas mortales ha sobrepasado los 400, incluyendo más de 300 muertos por el terremoto del 19 de septiembre. Desde los primeros momentos del seísmo del 19 de septiembre, refugiados y solicitantes de la condición de refugiado mostraron su solidaridad con las comunidades afectadas participando en las brigadas de rescate.

Ante esta situación y con el objetivo de identificar posibles acciones de apoyo a mediano y largo  plazo en poblaciones afectadas por ambos terremotos, tres organizaciones civiles socias del ACNUR organizaron dos visitas de terreno en los estados de Morelos y Puebla el 22 y el 24 de septiembre respectivamente. El ACNUR acompañó las visitas durante las dos jornadas recorriendo los municipios de Cuautla,  Zacualpan y Jantetelco, y las comunidades Tetelcingo, Tlacotepec, Jantelco, Tenango, Tecajec, Amayuca en el estado de Morelos así como las comunidades de  San Lucas Tuxingo, San Francisco Xochitiopan, Metepec y San Pedro Atlixco en el municipio de Atlixco, en el estado de Puebla. Asimismo, el día 23 de septiembre, una réplica de 6.4 grados cerca de Ixtepec, en el estado de Oaxaca, inhabilitó la estructura del albergue “Hemanos en el camino”, que ya había sido dañada por el terremoto del 7 de septiembre. El ACNUR organizó una misión de apoyo entregando plásticos, toldos y agua.  

Además, el día 27 de septiembre, refugiados y solicitantes de la condición de refugiado, incluyendo población LGBTI, participaron en una brigada de remoción de escombros junto a Casa Mambré en la Ciudad de México.