ACNUR > ¿A Quién Ayuda? > Mujeres > Los Cinco Compromisos del ACNUR con las Mujeres Refugiadas

Los Cinco Compromisos del ACNUR con las Mujeres Refugiadas

Compromisos del ACNUR con las mujeres refugiadas:

1. Desarrollar estrategias integradas en respuesta a la violencia contra las mujeres refugiadas, incluso en situaciones de violencia doméstica. Estas estrategias serán desarrolladas en coordinación con los sectores salud, jurídico, programas, servicios a la comunidad y de seguridad. Además, se establecerán asociaciones con ONG, gobiernos, socios colaboradores en la implementación y comunidades de refugiados para que estas estrategias resulten más duraderas.

2. Las mujeres refugiadas serán inscritas de manera individual y recibirán la documentación pertinente para garantizar su seguridad individual, libertad de circulación y acceso a los servicios de primera necesidad.

3. El 50% de todos los representantes que conformen los comités de coordinación y cualquier otra forma de representación de los refugiados ante el ACNUR serán mujeres, ya sea en entornos urbanos y rurales, y en los campamentos, incluso en zonas de retorno.

4. La participación directa e indirecta de las mujeres refugiadas en la administración de los procesos de distribución de alimentos y de artículos no comestibles garantizará, hasta donde sea posible, que estos sean distribuidos y controlados directamente por las mujeres adultas miembros de los hogares.

5. La entrega de artículos sanitarios para todas las mujeres y las jóvenes dentro de la competencia del ACNUR debe ser una práctica estandarizada en los programas de asistencia del ACNUR.

***

En 2011 se cumplen 10 años desde la adopción de los Cinco Compromisos del ACNUR con las Mujeres Refugiadas. En 2001 el ACNUR emitió también sus primeras directrices sobre la lucha a la violencia sexual y de género, reconociendo que es una de las prioridades de la organización. En ese momento la documentación y la distribución de alimentos en los campamentos no se realizaban individualmente, sino por familia, y sólo el jefe del hogar, usualmente un hombre, estaba involucrado en el proceso. Además, el material sanitario no estaba incluido en los paquetes de ayuda. Desde entonces se han alcanzado resultados importantes en el camino hacia la igualdad de género, pero mucho quedo todavía por hacer. En 2010:

  • El 93% de las mujeres refugiadas en los campamentos fue registrado de forma individual y el 51% recibió documentación. En los entornos urbanos, el 91% de las mujeres fue registrado individualmente y al 82% fueron proporcionados documentos de identidad.
  • En los campamentos, se brindó asistencia al 83% de las personas que denunciaron casos de violencia sexual o de género. En los entornos urbanos el 97%.
  • En la tercera parte de los comités de campamento, mujeres y hombres fueron representados en la misma proporción.
  • Más de la mitad de las mujeres y adolescentes refugiadas recibió material sanitario.
  • En la mayoría de los campamentos, las mujeres constituyeron al menos la mitad de las personas encargadas para la distribución de alimentos.
Título