ACNUR > ¿Dónde trabaja? > Oriente Medio y Norte de África

Oriente Medio y Norte de África

© ACNUR

Perfil de las operaciones regionales 2014 - Oriente Medio y Norte de África

Entorno de trabajo

• El mundo ha sido testigo del conflicto ocurrido en la República Árabe Siria y los altas tasas de desplazamiento que ha provocado. En el tercer trimestre de 2013, el número de ciudadanos sirios obligados a abandonar su país ya había sobrepasado con creces los dos millones. Además, cuatro millones más se encontraban desplazados dentro de las fronteras sirias. La carga que esto ha supuesto para los países vecinos es considerable. En especial para el Líbano, cuya población ha aumentado en un quinto debido a la migración siria. En Jordania, el número de refugiados en el campamento de Za’atari ha aumentado de tal forma que se ha convertido en la tercera "ciudad" más poblada del país. La solidaridad internacional y el reparto de la carga se han convertido en aspectos clave para los países de acogida, dado que son fundamentales para poder garantizar a los refugiados sirios la asistencia y protección que tanto necesitan.

• El impacto humanitario del conflicto sirio se ha propagado más allá de la región del Norte de África. Muchas de las embarcaciones que los refugiados sirios, así como palestinos que residían en Siria, emplean para llegar a Europa han seguido rutas marítimas muy peligrosas desde Egipto o Libia. No todas han llegado a buen puerto; de hecho, cientos de refugiados sirios y de otras nacionalidades han perecido en alta mar.

• Dentro de las fronteras sirias, la situación humanitaria es muy delicada. Según las estimaciones del gobierno, hay cerca de 4,25 millones de desplazados internos y más de 6,8 millones de personas necesitan ayuda humanitaria. Por desgracia, estas cifras no dejan de aumentar. Desafortunadamente, la situación de peligro reinante en todo el país prácticamente ha imposibilitado la prestación de asistencia a aquellos que más la necesitan.

• ACNUR, en colaboración con los países de acogida, ha organizado una respuesta a gran escala para abordar la situación en Siria. Mediante la cooperación con otros organismos, ha coordinado el Plan de Respuesta Regional para los Refugiados sirios y organizado el proceso de ejecución que el plan lleva aparejado. Asimismo, se ha unido a los esfuerzos interinstitucionales para asistir a los desplazados internos en Siria dentro del marco nacional del Plan de Respuesta de Asistencia Humanitaria al Pueblo Sirio. Debido a los incesantes desplazamientos masivos, ACNUR continuará con la puesta en marcha de sus programas de respuesta a gran escala durante 2014.

• En Yemen, las cada vez mayores crisis sociopolíticas y económicas y el aumento de la inseguridad representan obstáculos que dificultan la atención de las necesidades humanitarias de miles de refugiados. En julio de 2013, más de 50.000 personas del Cuerno de África llegaron a las costas de Yemen. Se espera que esta afluencia de refugiados y solicitantes de asilo en flujos migratorios mixtos se mantenga en 2014.

• Actualmente, Yemen acoge a 239.000 refugiados; sin embargo, a éstos se les suman los 344.000 desplazados internos que se encuentran en el país. Durante 2014, las labores más importantes de ACNUR en Yemen se centrarán en la búsqueda de soluciones duraderas para los desplazados internos y en la provisión de asistencia para lograr su reintegración sostenible como parte de los esfuerzos globales de las Naciones Unidas. De ahí la importancia vital que representa el apoyo adecuado a Yemen por parte de la comunidad internacional para conseguir abordar satisfactoriamente las necesidades de los refugiados y desplazados internos.

• Los esfuerzos mutuos acordados para la promoción y obtención de fondos en la región del Golfo han obtenido resultados significativos. Entre ellos, destaca la elevada donación de Kuwait a ACNUR en 2013 por valor de 110 millones de dólares destinada a resolver la situación de emergencia en Siria. Esta ha sido la mayor contribución que la región ha efectuado en toda la historia de ACNUR.

• El norte de África sigue afrontando importantes corrientes migratorias mixtas, provenientes, en su mayoría, del África subsahariana. La mayoría de los países del Norte de África son signatarios de la Convención sobre los Refugiados. Sin embargo, la ausencia generalizada de sistemas de asilo a nivel nacional obligan a ACNUR a asumir la tarea de determinación de la condición de refugiado en la región, lo que genera necesidades a nivel de recursos para desarrollar esta función básica de protección. El trabajo que desempeña ACNUR en el Norte de África plantea más desafíos, si cabe, debido a la escasez de soluciones duraderas en la región.

• La población de refugiados de la región aumentó durante 2013 debido a las nuevas llegadas procedentes de Siria. Se procedió al registro de alrededor de 141.000 refugiados sirios, la mayoría en Egipto. ACNUR también observó un incremento en el número de solicitantes de asilo provenientes de Sudán, Sudán del Sur y Costa de Marfil. La mayoría de los refugiados del Norte de África viven en zonas urbanas, exceptuando a aquellos que residen en campamentos en Argelia, Egipto y Mauritania. Para estas personas, el reasentamiento continúa siendo la solución duradera más frecuente y se emplea como herramienta de protección para los más vulnerables.

• Egipto es un país de tránsito y de acogida para muchos refugiados y solicitantes de asilo originarios, principalmente, de Eritrea, Somalia y Sudán. En Egipto, se ha registrado a más de 126.000 refugiados sirios desde que comenzó la crisis en Siria. El tenso clima político en Egipto durante 2013 ha exigido la introducción de nuevas medidas de seguridad para los solicitantes de asilo y los refugiados. Sin embargo, los refugiados sirios y sudaneses siguen teniendo acceso a los servicios públicos de sanidad y educación.

• Cerca de 74.000 refugiados provenientes de Malí residen en el campamento de Mbera, Mauritania, cerca de la frontera con Malí. Las labores de inscripción en el registro llevadas a cabo por ACNUR y el gobierno siguen constituyendo la base de la identificación de las necesidades de protección de estos refugiados.

• El cierre del campamento de Shousha, Túnez, se produjo a finales de junio de 2013, tras la salida de los últimos 3.250 refugiados de este campo, que fueron aceptados para su reasentamiento. ACNUR trabajará con el gobierno y otras organizaciones internacionales para encontrar soluciones para los 300 solicitantes de asilo rechazados y los 400 refugiados reconocidos que vivían en el campamento pero que ahora residen en zonas urbanas. En Libia, se ha autorizado a ACNUR para continuar con sus labores de registro y determinación de la condición de refugiado a la espera de la firma de un memorando de entendimiento con el gobierno.

• Los refugiados saharauis en los campamentos de Tindouf, Argelia, siguen recibiendo protección y asistencia a pesar de su remota ubicación y las duras condiciones de vida. El programa de Medidas de Generación de confianza (CBM por sus siglas en inglés), que ACNUR dirige desde 2004, se mantendrá en 2014 en un esfuerzo por garantizar que se cubren las necesidades humanitarias de aquellas familias que se encuentran separadas desde hace mucho tiempo. Este programa pretende reducir su aislamiento psicológico y restablecer los lazos familiares y comunitarios.

Objetivos estratégicos

Garantizar el espacio de protección

La estrategia de ACNUR en 2014 se centrará en mantener el espacio de protección de todos los refugiados en los países de acogida. En el caso de los refugiados sirios, con el objetivo de reducir la carga que ejercen sobre los países de acogida, la Oficina tratará de ampliar el programa de reasentamiento para los refugiados vulnerables y fortalecer el compromiso de los actores promotores del desarrollo en las comunidades que les dan acogida. En las zonas urbanas, ACNUR abogará por la autosuficiencia y el acceso de los refugiados a los servicios sociales. La Oficina también colaborará con todos los actores afectados por los movimientos migratorios mixtos y apoyará un acercamiento de carácter comprensivo y basado en el respeto de los derechos humanos para este fenómeno.

Prestar asistencia a los refugiados vulnerables

ACNUR identificará a los refugiados vulnerables y atenderá sus necesidades mediante la colaboración con diversas ONG, la sociedad civil y los gobiernos de acogida. Del mismo modo, ayudará a los refugiados vulnerables en la obtención del acceso a los servicios sociales, educativos y sanitarios básicos.

Reaccionar antes las nuevas emergencias

Teniendo en cuenta la situación de la seguridad y el continuo cambio a nivel político en Oriente Medio y el Norte de África, ACNUR actualizará con regularidad sus planes de contingencia con el objetivo de ser capaz de proporcionar una pronta respuesta coordinada ante cualquier emergencia en la región.

Alcanzar soluciones duraderas

ACNUR buscará soluciones de apoyo al retorno en aquellas operaciones relativas a los refugiados en las que resulten pertinentes, como ocurre en el caso de los refugiados malienses e iraquíes. Igualmente, el apoyo a la creación de sistemas de asilo nacionales constituirá una prioridad. Se promoverá el reasentamiento como solución y herramienta de protección clave para los refugiados vulnerables. ACNUR también apoyará los esfuerzos de las autoridades de la región para alcanzar soluciones duraderas para los desplazados internos.

Forjar relaciones de colaboración con las organizaciones locales y la sociedad civil

ACNUR tratará de establecer nuevas alianzas con instituciones de la sociedad civil en Oriente Medio y el Norte de África paralelamente al fortalecimiento de las relaciones ya existentes con las organizaciones locales. ACNUR pretende consolidar sus lazos con los organismos regionales, entre los cuales figuran el Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), la Organización para la Cooperación Islámica y la Liga de los Estados Árabes. En la región donde opera el CCG, el principal objetivo será obtener un mayor número de donantes.

Apoyar la creación de sistemas de asilo

Diversos países del Norte de África, entre ellos Argelia, Mauritania, Marruecos y Túnez, han expresado su interés en colaborar con ACNUR para establecer leyes y procedimientos que regulen las condiciones de asilo a nivel nacional. ACNUR aprovechará esta ocasión durante 2014, y cuando sea necesario, para ofrecer su apoyo a los gobiernos de estos países, así como asesoramiento técnico en los asuntos relativos a la legislación.

Retos

La magnitud que ha alcanzado el desplazamiento debido al conflicto sirio no tiene precedentes. Si la situación actual persistiera y el conflicto y los desplazamientos se mantuvieran durante 2014, ACNUR tendría que hacer frente a nuevas dificultades para acceder y prestar asistencia a las poblaciones de desplazados, así como para mantener el alto nivel de financiación que requiere la operación en Siria.

Otros retos que se plantean atañen a las políticas de asilo estatales, puesto que están condicionadas por las preocupaciones de seguridad y por la ausencia de estrategias a nivel nacional y regional para abordar los movimientos migratorios mixtos.

Información económicaEl cambio ocurrido en toda la organización en 2010, en el que se pasó de una metodología de planificación y elaboración de presupuestos basada en los recursos a una metodología comprensiva basada en las necesidades, explica el aumento significativo de las necesidades económicas de la región durante 2010 si lo comparamos con los años anteriores. Durante los últimos años, el presupuesto para la región ha aumentado de forma considerable debido a las necesidades de financiación para la respuesta a la crisis en Siria. Se ha pasado de 621,5 millones de dólares en 2010 a 1.600 millones, de acuerdo con el presupuesto revisado de 2013.

En 2014, las necesidades económicas de la región se fijaron en 1.500 millones de dólares. Estas necesidades están basadas en las estimaciones de 2014 de acuerdo con la información disponible a mediados de 2013. En vista del desarrollo de los acontecimientos en Siria, cualquier necesidad adicional relacionada con la situación de emergencia del país será recogida en el Plan de Respuesta Regional para los refugiados sirios y el Plan de Respuesta de Asistencia Humanitaria al Pueblo Sirio. La situación continuará bajo análisis a lo largo de 2014.

Título