ACNUR > El ACNUR > Historia del ACNUR > La Convención de 1951 > Preguntas y respuestas sobre la Convención de 1951

Preguntas y respuestas sobre la Convención de 1951

¿Por qué es importante la Convención?

La Convención fue el primer instrumento verdaderamente internacional que contempla los aspectos más importantes de la vida de un refugiado. Explica detalladamente una serie de derechos humanos fundamentales de todo refugiado que deben ser protegidos a un nivel al menos equivalente a las libertades que disfrutan los extranjeros en un país determinado y en muchos casos a las de los ciudadanos de dicho Estado. Reconoce el alcance internacional del problema de los refugiados, y la necesidad de la cooperación internacional para su solución, destacando la importancia de compartir la responsabilidad entre los Estados.

¿Qué contiene la Convención de 1951?

La Convención define lo que significa el término refugiado. Describe los derechos de los refugiados, incluyendo conceptos como la libertad de religión y de movimiento, el derecho a la educación y a disponer de documentos de viaje, así como la posibilidad de trabajar. También subraya las obligaciones de los refugiados para con el gobierno de acogida. Una de las disposiciones clave estipula que un refugiado no debe ser devuelto a un país donde teme ser perseguido. También explica detalladamente qué tipo de personas o grupos de personas no están comprendidas en los alcances de la Convención.

¿Qué contiene el Protocolo de 1967?

El Protocolo elimina las limitaciones geográfica y temporal contenidas en la Convención original, que estipulaban que, en principio, sólo los europeos que se convirtieron en refugiados antes del 1 de enero de 1951 podían solicitar asilo.

¿Qué significa el término “protección internacional”?

Los gobiernos son los encargados de hacer cumplir las leyes de un país. Cuando los gobiernos no pueden o no quieren cumplir estas funciones, sobre todo durante conflictos o desórdenes civiles, muchas personas huyen de sus hogares, a menudo a otros países, donde se les puede considerar refugiados y donde se les puede garantizar que sus derechos básicos sean debidamente respetados.

¿Quién protege a los refugiados?

Los gobiernos de acogida son los principales responsables de la protección de los refugiados. Los 142 países partes de la Convención de 1951 y/o del Protocolo de 1967 están obligados a cumplir las disposiciones. El ACNUR mantiene una estrecha vigilancia sobre este proceso e interviene si es necesario para asegurarse que los refugiados reciben asilo y no se les somete a una devolución forzosa a países donde sus vidas podrían estar en peligro. La organización busca formas de ayudar a los refugiados a rehacer sus vidas, ya sea a través de su integración en el país de primer asilo, su repatriación voluntaria a sus países de origen o, si ello no fuera posible, a través del reasentamiento en un tercer país.

¿Sigue siendo relevante la Convención en el nuevo milenio?

Sí. La Convención fue adoptada para hacer frente a las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial en Europa y las crecientes tensiones políticas entre el Este y el Oeste. La naturaleza de los conflictos y de las migraciones puede haber cambiado en las décadas transcurridas desde entonces, pero la Convención ha dado muestras de ser extraordinariamente adaptable a la hora de proteger a unos 50 millones de personas en todo tipo de situaciones. La Convención seguirá siendo necesaria en tanto existan individuos o grupos de individuos que huyan de sus países por temor a ser perseguidos.

¿Es tarea de la Convención regular los movimientos migratorios?

No. En las últimas décadas, millones de “migrantes económicos” y otros aprovecharon el progreso en los medios de transporte y comunicación para buscar una nueva vida en otros países, principalmente de Occidente. Sin embargo, no debe confundirse, como ocurre a menudo, a estas personas con los refugiados que huyen de una persecución que podría costarles la vida, y no simplemente de dificultades económicas.

Actualmente, los movimientos migratorios pueden ser sumamente complejos y suelen reunir a migrantes económicos, refugiados y otras categorías de personas. Los gobiernos deben hacer frente a la difícil tarea de identificar y separar a los diversos grupos y tratar a los refugiados según los procedimientos legales de asilo.

¿Qué diferencia hay entre refugiados y migrantes económicos?

Un migrante por motivos económicos suele abandonar su país de manera voluntaria, para buscar una vida mejor. Si decide regresar a su país de origen, seguirá gozando de la protección de su gobierno. Un refugiado abandona su país por la amenaza de persecución y no puede regresar y gozar de seguridad mientras exista tal amenaza.

¿Se ocupa la Convención de las personas desplazadas en el interior de sus países?

No específicamente. Los refugiados son personas que han cruzado una frontera internacional hacia un segundo país en busca de refugio. Las personas desplazadas en el interior de sus países – los llamados “desplazados internos” – pueden haber huido por razones similares, pero permanecen dentro del territorio de su país y por lo tanto están sujetos a las leyes de ese Estado.

En determinadas situaciones de crisis, el ACNUR asiste a varios millones de estas personas, aunque no a los 20-25 millones de desplazados internos que hay en el mundo. Actualmente existe un debate internacional sobre cómo podría protegerse mejor a este grupo de personas desarraigadas y quién debería hacerlo.

¿Puede resolver la Convención los problemas de los refugiados?

Las personas se convierten en refugiados, ya sea individualmente o como integrantes de un éxodo masivo, a causa de problemas políticos, religiosos, militares o de otro tipo acontecidos en su país de origen. La Convención no fue diseñada para hacer frente a las causas, sino para atenuar sus consecuencias ofreciendo a las víctimas un grado de protección internacional y de asistencia y eventualmente ayudarles a comenzar una nueva vida. La protección puede contribuir a encontrar una solución general, pero al aumentar drásticamente el número de refugiados en las últimas décadas, se ha puesto de relieve que el trabajo humanitario no puede sustituir a la acción política a la hora de solucionar o evitar futuras crisis.

¿Cuáles son las obligaciones de un refugiado?

Los refugiados deben respetar las leyes del país de asilo.

¿Está obligado un país signatario de la Convención a conceder asilo permanente a todos los refugiados?

La Convención no proporciona protección automática ni permanente. Se podrán dar situaciones en las que los refugiados se integren permanentemente en el país de asilo, pero también podría darse el caso de que una persona deje de ser un refugiado cuando ya no existan las razones que justificaban su condición de tal. La repatriación voluntaria es la solución preferida para las personas desarraigadas cuando las condiciones en el país de origen permiten un retorno seguro.

¿Pueden aquellos países que no han firmado la Convención rechazar la admisión de presuntos refugiados?

Todos los Estados tienen la obligación de respetar el principio que prohibe la devolución de una persona a un país donde ésta tema ser perseguida, pues este principio forma parte del derecho internacional consuetudinario. Por lo tanto, ningún gobierno podrá, en tales circunstancias, expulsar a una persona.

¿Quién no está amparado por la Convención?

No están amparadas por la Convención aquellas personas que hayan cometido crímenes contra la paz, crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad así como delitos graves que no sean de índole política cometidos fuera del país de refugio.

¿Qué es un agente de persecución?

Se refiere a una persona u organización — gobiernos, grupos rebeldes u otros — que fuerzan a la gente a huir de sus hogares. El origen de la persecución, sin embargo, no debe ser un factor decisivo para determinar si una persona puede ser elegible para la condición de refugiado. Lo que es importante es si una persona merece protección internacional porque su país de origen no se la proporciona.

¿Puede un soldado ser un refugiado?

Un refugiado es un civil. Un ex soldado puede ser elegible para el estatuto de refugiado, pero una persona que sigue participando en actividades militares no puede ser considerado como candidato al asilo.

¿Qué es la protección temporal?

En ocasiones, los países otorgan “protección temporal” cuando tienen que hacer frente a un repentino flujo masivo de personas, como fue el caso durante el conflicto en la antigua Yugoslavia a principios de los años 90, porque de otra manera sus sistemas de asilo se hubieran visto desbordados. En tales circunstancias, las personas pueden encontrar rápidamente un refugio seguro, pero sin ninguna garantía de asilo permanente. La protección temporal resulta así ventajosa tanto para los gobiernos como para los solicitantes de asilo, pero únicamente complementa, no sustituye, la protección ofrecida por la Convención.

¿Es verdad que algunos países, sobre todo europeos, se están viendo inundados de solicitantes de asilo?

Muchos países del mundo, entre ellos ciertos europeos, alegan que están siendo inundados de solicitantes de asilo. Si bien es cierto que el número de solicitantes de asilo ha aumentado considerablemente durante las últimas décadas en algunas regiones, la inquietud de esos países es muy relativa. La verdad es que hay naciones en África y Asia –que poseen muchos menos recursos económicos que los países industrializados – que acogen a un número mayor de refugiados y por mucho más tiempo.

¿Pero puede el hecho mismo de que un país se adhiera a la Convención incitar a que lleguen más solicitantes de asilo?

No. Ciertas naciones que acogen a la mayor parte de la población de refugiados del mundo no son partes en los instrumentos sobre los refugiados. Las consideraciones geopolíticas y los lazos familiares juegan un papel mucho más determinante cuando se trata de escoger un país de destino.

¿Puede un país ser declarado “seguro” en el sentido de que no puede producir refugiados?

No. Incluso las solicitudes de nacionales de aquellos Estados donde por lo general no existe un riesgo de persecución, deben ser examinadas. Éstas pueden ser tramitadas por un procedimiento acelerado, a condición de que el solicitante de asilo tenga la posibilidad de presentar su caso con todas las garantías.

¿Puede la adhesión a la Convención infringir la soberanía de un Estado?

La soberanía nunca es absoluta. Las relaciones internacionales implican un cierto grado de compromiso. Los instrumentos jurídicos sobre los refugiados tienden a conciliar el interés del Estado y la protección requerida por los refugiados. El otorgamiento del asilo, por ejemplo, no forma parte integrante de esos instrumentos y es la prerrogativa de cada gobierno.

¿Cómo se debe sugerir la adhesión a la Convención a un gobierno o a su población?

Algunas de las inquietudes de los gobiernos se deben a malentendidos o a ideas falsas. La Convención y el Protocolo son solamente un marco jurídico que sirve a los Estados para formular sus propias leyes y políticas. Además, las obligaciones que la adhesión impone a los gobiernos no son tan restrictivas como se suele sugerir. Sin embargo, tolerar la presencia de los refugiados sin reconocerlos legalmente, podría crear una “zona gris”, fuente potencial de frustraciones que pueden a su vez engendrar graves problemas políticos o de seguridad.

La Convención de 1951

La Convención sobre el Estatuto de los Refugiados ha sido esencial para ayudar a reiniciar sus vidas a más de 50 millones de personas alrededor del mundo.

Título