Altercados en el campo de Choucha cerca de la frontera entre Túnez y Libia

viernes 27. mayo 2011 18:00 Antiguedad: 6 yrs

© ACNUR/ F.Kayal
Improvisando las condiciones de vida de los residentes del campamento de Choucha, en Túnez, después de que dos terceras partes del campamento fuera destruido.

GINEBRA, Suiza, 27 de mayo (ACNUR) - Esta semana se han producido serios altercados en el campo de Choucha, cerca de la frontera de Túnez con Libia, donde alrededor de 4.000 trabajadores inmigrantes y refugiados del conflicto en Libia están alojados a la espera de una evacuación humanitaria a sus países de origen o de otras soluciones.

Cuatro eritreos murieron en un incendio registrado en el sector eritreo del campo el domingo por la noche mientras los residentes dormían. Veinte tiendas quedaron reducidas a cenizas y se están investigando las causas del incendio. En ese momento, el campo de Choucha alojaba a unas 4.500 personas- en su mayoría somalíes, eritreos y sudaneses.

Los problemas continuaron el lunes cuando un gran número de trabajadores inmigrantes rodearon la oficina de ACNUR del campo pidiendo un reasentamiento inmediato. El personal de ACNUR y otros trabajadores humanitarios recibieron amenazas de muerte y se vieron obligados a abandonar las instalaciones.

Algunos de los manifestantes bloquearon la principal carretera que une el punto fronterizo de Ras Ajdir con el resto de Túnez, provocando el enfado entre la comunidad local tunecina. En las primeras horas del martes estalló la violencia entre varios grupos en el campamento. El balance de estos enfrentamientos sería de al menos dos muertos.

A pesar de los esfuerzos de los militares tunecinos para restablecer la calma, la situación se tornó más violenta cuando unos 500 habitantes de los alrededores irrumpieron en el campo. Durante este caos, más tiendas fueron saqueadas y quemadas y muchos residentes del campo huyeron hacia el desierto circundante. Las autoridades tunecinas restablecieron el orden el martes por la tarde, pero durante toda la jornada resultó imposible prestar asistencia en el campo.

El miércoles por la mañana, un pequeño grupo compuesto por personal de varias agencias, y dirigido por ACNUR, llegó a la zona y comprobó que dos terceras partes del campo habían sido destruidas o saqueadas. En coordinación con ACNUR, el ejército tunecino distribuyó colchones, mantas y comida a los residentes del campo, que habían perdido la mayoría, o incluso la totalidad, de sus pertenencias. Ahora, muchas de las personas del campo de Choucha tienen que dormir en tiendas de campaña improvisadas o al aire libre.

Ayer por la mañana, la mayoría de las agencias y las ONG´s regresaron al campo y reanudaron sus actividades.

En este momento se están llevando a cabo esfuerzos para reducir las tensiones. El personal de ACNUR se ha reunido con representantes de todas las comunidades en el campo de Choucha, así como con las autoridades centrales y locales tunecinas. La seguridad en el campamento, así como la búsqueda de soluciones diferenciadas para inmigrantes y refugiados, siguen siendo cuestiones prioritarias.

ACNUR reitera su llamamiento a los países donantes y de reasentamiento para que contribuyan con fondos adicionales para el programa humanitario de evacuaciones que lleva a cabo la OIM y para que ofrezcan plazas de reasentamiento para más refugiados. Desde febrero, Túnez ha sido el escenario de un desplazamiento masivo de población libia a través de su frontera, por lo que es necesario aliviar las presiones derivadas de estos movimientos.

ACNUR ha solicitado 80 millones de dólares para la situación de emergencia en Túnez entre marzo y agosto de este año. Hasta el momento, hemos recibido poco más de 48 millones de dólares.

ACNUR


Comentarios



Búsqueda de noticias

Título