ACNUR lanza su publicación insignia sobre la Situación de los Refugiados en el Mundo

jueves 31. mayo 2012 14:00 Antiguedad: 3 yrs

© ACNUR/ OIM/ B.Bannon
El complejo de campamentos de Dadaab, en el norte de Kenia, donde viven cientos de miles de refugiados somalíes.

NUEVA YORK, Estados Unidos, 31 de mayo de 2012 (ACNUR) – El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, António Guterres, lanzó un llamado de alarma este jueves sobre el aumento de los factores que causan desplazamientos masivos de población, avisando que en la próxima década siempre más personas se convertirán en refugiados o desplazados dentro de su propio país. 

Acompañando con sus comentarios el lanzamiento en Nueva York de la publicación “La Situación de los Refugiados en el Mundo: En Busca de Solidaridad”, Guterres observó que el desplazamiento ocasionado por los conflictos se debe siempre más a una variedad de causas, que incluyen el cambio climático, el crecimiento poblacional, la urbanización, la seguridad alimentaria, la escasez de agua y la competencia por los recursos naturales.

Todos estos factores interactúan entre sí produciendo un aumento de la inestabilidad y los conflictos y obligando a la gente a desplazarse. En un mundo que se está volviendo siempre más pequeño, para encontrar soluciones, dijo Guterres, se necesitará una voluntad política internacional determinada. 
“El mundo produce desplazamiento más rápidamente que soluciones”, dijo Guterres, “y esto sólo significa una cosa: más personas atrapadas en el exilio durante muchos años, sin la posibilidad de retornar a su casa, de establecerse donde están, o trasladarse a otro lugar. El desplazamiento mundial es un problema intrínsecamente internacional y, por lo tanto, necesita soluciones internacionales – y con eso me refiero esencialmente a soluciones políticas”.

El nuevo estudio detalla estos y otros cambios en la situación de los desplazados desde 2006, año en el cual se publicó la edición anterior del libro. El escenario que se describe es bastante más sombrío: desafíos en materia de desplazamiento más amplios y complejos, un aumento de los riesgos de seguridad para los trabajadores humanitarios y los Estados que necesitan reforzar su nivel de cooperación. 

Entre las nuevas tendencias se impone como uno de los principales desafíos el desplazamiento interno. En la actualidad, la mayoría de los 43 millones de individuos obligados a huir de sus casas no son refugiados, sino personas desplazadas dentro de su propio país, o desplazados internos. A nivel mundial las personas desplazadas internamente son alrededor de 26 millones, mientras los refugiados se colocan entre los 15 y 16 millones de personas y 1 millón son los solicitantes de asilo.  

Una de las consecuencias de esta situación para los trabajadores humanitarios es que ayudar a los desplazados se está volviendo cada vez más demandante y peligroso. En países como Somalia, Afganistán, Yemen o Irak brindar apoyo a las personas desplazadas internamente significa trabajar en ambientes de  difícil acceso, donde los conflictos o la criminalidad pueden representar un riesgo mortal. 

“La Situación de los Refugiados en el Mundo” analiza estos desafíos a frente del nivel de cooperación entre los Estados. “El espacio de intervención humanitaria se reduce justo cuando aumenta la necesidad de ayuda. Las presiones sobre el sistema de protección están evidentemente creciendo. En algunos países industrializados en particular vemos mentalidades de fortaleza que sólo sirven para mover la responsabilidad y la compasión a otro lado. En un mundo donde las sociedades se están volviendo multiculturales y multiétnicas, es esencial promover los valores de la tolerancia y luchar contra las manifestaciones de xenofobia”, dijo Guterres.

Diferentes capítulos del libro analizan los desafíos emergentes, como el aumento de los refugiados en zonas urbanas, así como el desplazamiento ocasionado por el cambio climático y los desastres naturales. El estudio pone de relieve que cada año más personas son obligadas a desplazarse a raíz de desastres naturales que de conflictos y advierte sobre los vacíos en materia de protección internacional con respecto a las personas obligadas a cruzar las fronteras nacionales para huir del impacto del cambio climático o de los desastres naturales, quienes no son reconocidos como refugiados bajo el derecho internacional.

El libro describe como el ACNUR y sus socios han desarrollado prácticas innovadoras en respuesta a los nuevos desafíos del desplazamiento, pero también analiza los obstáculos que a menudo el ACNUR enfrenta a la hora de promover el respeto por parte de los Estados del derecho internacional consuetudinario en tema de desplazamiento forzado o la observancia de las obligaciones derivadas de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 y de su Protocolo de 1967 con respecto a los Estados partes. La publicación también detalla la situación de las personas apátridas en el mundo, cuyo número se estima en 12 millones. Sin la nacionalidad de ningún país, se encuentran a menudo atrapados en un limbo legal que perjudica sus derechos humanos.

El 80 por ciento de los refugiados del mundo vive actualmente en países en desarrollo. Para responder a este desafío se necesita una mayor solidaridad internacional, concluye el libro. Esto incluye ofrecer más oportunidades para el reasentamiento de los refugiados en los países industrializados, orientar los proyectos de cooperación para el desarrollo a la promoción del retorno voluntario o la integración local y apoyar las comunidades de acogida. Se necesita un nuevo trato en tema de reparto de las responsabilidades a lo largo de todo el ciclo de la protección de los refugiados, desde la prevención de los conflictos a las soluciones.

ACNUR


Comentarios



Búsqueda de noticias

Título