Combates en la frontera entre Sudán y Sudán del Sur desplazan a 35.000 personas

martes 24. abril 2012 16:00 Antiguedad: 3 yrs

© ACNUR/ V.Tan
Refugiadas sudaneses procedentes del Estado de Nilo Azul en el campamento de Doro, Alto Nilo, Sudán del Sur.

JUBA, Sudán del Sur, 24 de abril (ACNUR) – Los recientes combates cerca de la frontera entre Sudán y Sudán del Sur han desplazado a unas 35.000 personas en zonas alrededor de Heglig, Talodi y otras áreas de la provincia sursudanesa de Kordofán del Sur.

La Agencia de la ONU para los Refugiados no tiene acceso a las zonas en cuestión, pero ACNUR está haciendo llegar la ayuda a través de agencias locales. Las cifras sobre el número de desplazados han sido facilitadas por estos socios.

En Sudán del Sur, una serie de bombardeos aéreos en las últimas semanas han golpeado zonas de los estados de Unity, Warrap y Bahr el Ghazal Occidental.

ACNUR ha señalado que, hasta el momento, los tres asentamientos de refugiados en el estado de Unity no han sido directamente afectados. “Sin embargo, hemos observado un aumento en el número de refugiados sudaneses que cruzan la frontera, algunos gravemente desnutridos” afirma el portavoz de ACNUR, Adrian Edwards.

En el asentamiento de Yida se han registrado más de 1.300 nuevas llegadas en los últimos cuatro días y la media actual de llegadas diarias (230) triplica la observada en marzo y febrero. Algunos refugiados dicen que han abandonado Sudán por la escasez de alimentos en Kordofán del Sur, mientras otros dicen haber huido de los intensos combates en sus lugares de origen.

La escalada de las hostilidades está aumentando la preocupación por la seguridad de los refugiados en el estado de Unity. El asentamiento de Yida se encuentra a tan sólo unos kilómetros de la frontera y ha sido testigo directo e indirecto de los bombardeos acaecidos durante los últimos seis meses. Las agencias humanitarias siguen asistiendo a los más de 20.000 refugiados que viven allí, ofreciéndoles asistencia humanitaria de emergencia y servicios básicos como comida, agua, saneamiento, servicios comunitarios y atención sanitaria. “Al mismo tiempo, les estamos aconsejando que se trasladen de forma urgente a zonas más seguras” señaló Edwards.

Hasta ahora, ACNUR ha apoyado la reubicación de más de 2.000 refugiados en dos asentamientos situados en una zona más al sur en el estado de Unity. La Agencia de la ONU para los Refugiados está preparando estos campamentos y está planificando la construcción de otros donde poder recibir a más refugiados de Kordofán del Sur y Yida en caso de que los residentes de esos lugares opten por trasladarse. Se están pre-posicionando alimentos y otros materiales de ayuda en los tres asentamientos del estado de Unity en previsión al periodo de lluvias.

En el estado sursudanés de Alto Nilo, el ritmo de llegadas de refugiados desde el estado sudanés de Nilo Azul ha descendido. Actualmente hay más de 92.000 sudaneses refugiados en el condado de Maban, entre ellos 52.000 en el asentamiento de Doro, 37.000 en el de Jammam y varios miles que serán reubicados desde las zonas fronterizas.

El acceso al condado de Maban y los movimientos en el interior del mismo se ven reducidos durante la temporada de lluvias. Por eso, ACNUR y sus socios están trabajando día y noche para asegurar la reparación de algunas carreteras críticas  mantener así abierto el acceso en los próximos meses.

El principal reto en Jammam es ofrecer un servicio adecuado de agua potable. Pese a las intensas perforaciones, no ha sido posible encontrar fuentes viables. Los socios de ACNUR están llevando agua en camiones cisterna y están trabajando para canalizar y tratar el agua de la superficie de cara a la temporada de lluvias. Mientras tanto, se están llevando a la zona grandes plataformas para explorar los pozos más profundos. Hasta que sea posible ofrecer más de los actuales 8,5 litros por persona al día, las agencias seguirán tratando de identificar un lugar adecuado para reubicar a unos 15.000 refugiados desde Jammam con el fin de reducir la presión sobre los recursos acuíferos.

En el asentamiento de Doro, las perforaciones han tenido más éxito. Los socios de ACNUR han logrado asegurar la distribución de 12 litros de agua por persona al día y tienen como objetivo alcanzar en breve la cantidad estándar de entre 15 y 20 litros por persona al día.

En la región vecina de Benishangul-Gumuz, en Etiopía, ACNUR ha recibido en lo que llevamos de mes a unos 2.400 nuevos refugiados procedentes del estado de Nilo Azul. El centro de tránsito de Adamazin está siendo ampliado para acomodar a las nuevas llegadas antes de que se les traslade a Bambari, el tercer campo de la zona que está a punto de ser terminado.

Estos meses de combates intermitentes han desplazado a más de 115.000 refugiados sudaneses a Sudán del Sur y a cerca de 30.000 a Etiopía. Muchos más pueden llegar si el conflicto sigue agravándose. ACNUR pide a los gobiernos de Sudán y Sudán del Sur, así como a las demás partes en el conflicto, que hagan todo lo posible para evitar que se ponga en peligro la vida de los civiles desplazados y que se eviten acciones que puedan desplazar a más personas.

Por Vivian Tan

ACNUR


Comentarios



Búsqueda de noticias

Título