Proyecto de ACNUR ayuda a mejorar la vida de jóvenes refugiados en Irán

lunes 27. febrero 2012 12:00 Antiguedad: 2 yrs

© ACNUR/ T.Irwin
Gholam, joven de 15 años, al centro de la foto, dice que el programa de asesoramiento psicológico patrocinado por ACNUR le permitió tener más confianza en sí mismo. Huérfano de nacimiento, fue criado junto a la familia de su tío.

QOM, Irán, 27 de febrero (ACNUR) – Antes de ir a la escuela, Narges debe ir a trabajar. La tranquila refugiada afgana de 15 años de edad trabaja como empleada doméstica para ayudar a su madre, quien cuatro años atrás fue abandonada por su marido, abusivo y adicto a las drogas.

Ahora pasa más tiempo en el salón de clase que limpiando, lo que para ella  es motivo de optimismo. Tras haber contado con el apoyo de un programa para niños de la calle y trabajadores infantiles patrocinado por el ACNUR, aspira a terminar sus estudios secundarios y asistir a la universidad.

“Trabajo en casas ajenas”, comenta. “El saber que más tarde iré a la escuela es lo único que me ayuda a tolerarlo”.

El divorcio de sus padres dejó a la familia sin hogar y en la indigencia. Ella, su madre y su hermano menor se vieron forzados a refugiarse en una granja. Par sobrevivir, madre e hija encontraron trabajo como empleadas domésticas.

Su madre temió que Narges comenzara a consumir drogas o que se escapara y por ello aceptó rápidamente la oferta de Hamian-e-Rah-e-Zendegi (Ayuda para Manejar su Vida), organización benéfica que implementa un proyecto del ACNUR en Qom para proteger a los trabajadores infantiles y niños de la calle, muchos de ellos refugiados afganos. Gracias al programa, Narges asistió a sesiones individuales y grupales de terapia psicosocial y la familia recibió ayuda financiera.

“Ahora me siento mucho mejor”, comenta en voz suave. “Los facilitadores del proyecto animaron a mi madre a no mandarme a trabajar con tanta frecuencia y a que me permitiera concentrarme más en mis estudios. Me enseñaron a mantener el equilibrio entre el estudio y el trabajo, y a manejar mejor los problemas. Lo que tuve que enfrentar mientras trabajaba…”, cuenta, sin poder terminar la frase.

Al ser parte del proyecto del ACNUR, la ONG iraní brinda terapia psicosocial así como capacitación sobre destrezas para la vida cotidiana y, en algunos casos, asistencia financiera para niños vulnerables. La comunidad de refugiados afganos ayuda a identificar a los niños, con la ayuda de State Welfare Organization (organización gubernamental para el bienestar social), socio directo del ACNUR para la implementación del proyecto.

“Los afganos, en particular las mujeres afganas de cualquier edad, mostraron gran interés en este proyecto y lo recibieron de muy buen agrado”, comentó Akram Sharifi, uno de los organizadores del proyecto. “Al principio usábamos métodos tales como premiar a los estudiantes con artículos de papelería, libros, etc., para animarlos a participar en nuestras clases, pero ahora son ellos quienes nos piden sesiones extra”.

Gholam es otro joven de 15 años a quien el proyecto ayudó. Perdió a su padre antes de nacer y a su madre durante el parto. Fue adoptado por su tío, quien lo crió como uno de sus propios hijos. A pesar de haber crecido con un tío generoso y entre hermanas cariñosas, Gholam, quien comenzó a trabajar cuando tenía 12 años, no tenía confianza en sí mismo al punto de resultarle difícil relacionarse con otras personas.

“Era tan tímido que durante mi sesión de terapia me dijeron que escribiera las palabras 'Yo puedo', varias veces al día, y que las repitiera cada vez que me sintiera preocupado”.

“Muchos de los refugiados afganos viven en condiciones de pobreza y muy a menudo deben trabajar los adultos de la familia y los niños inclusive”, dijo Bernard Doyle, Representante del ACNUR en Irán. “Estos niños crecen rápidamente en las calles y con frecuencia se exponen a riesgos tales como el abuso, la mala salud y los problemas mentales. Los programas como el que se lleva a cabo en Qom están diseñados para mejorar la situación de estos niños y prevenir la posible explotación.

El proyecto para niños de la calle permitió a más de 40 jóvenes manejar mejor las circunstancias trágicas y a menudo traumáticas. ACNUR planea auspiciar proyectos similares en Irán en 2012.

Por Dina Faramarzi en Qom, Irán

ACNUR


Comentarios



Búsqueda de noticias

Título