Trabajadores humanitarios: gente común tratando de forjar sueños extraordinarios

jueves 22. agosto 2013 18:00 Antiguedad: 1 year

© ACNUR/ V.Pico
Video con el testimonio del Alto Comisionado del ACNUR cuando el número de refugiados sirios llegó al millón, en marzo de 2013.

BUENOS AIRES, Argentina, 22 de agosto de 2013 (ACNUR) – Con motivo del Día Mundial de la Asistencia Humanitaria que se conmemora todos los años el 19 de agosto, el pasado 20 de agosto se llevó a cabo un evento en el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la República Argentina.

El evento fue co-organizado por la Comisión Cascos Blancos -que depende de dicho Ministerio-,  la Oficina del Coordinador Residente del Sistema de Naciones Unidas (SNU) en Argentina y el ACNUR, para rendir homenaje a todos los trabajadores humanitarios que dedican su vida para ayudar a otras personas en situaciones vulnerables, y a aquellos trabajadores que han sido asesinados, secuestrados o víctimas de la violencia en el ejercicio de sus funciones. 

El Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, designado por la Asamblea General de la ONU, marca el aniversario del atentado contra las Naciones Unidas en Irak en el año 2003 donde murieron 22 personas, entre ellos el Representante Especial del Secretario General para Irak, Sergio Vieira de Melo.

El acto encabezado por el Presidente de Cascos Blancos, Emb. Gabriel Fuks, el Coordinador Residente del SNU en Argentina, Martín Santiago, y la Representante Regional del ACNUR para el Sur de América Latina, Eva Demant, fue un espacio para reflexionar sobre la importancia de la labor humanitaria, especialmente en tiempos donde los trabajadores humanitarios se ven expuestos a una creciente inseguridad, convirtiéndose muchas veces en blanco durante los conflictos. Según la Base de Datos sobre la Seguridad de los Trabajadores Humanitarios, al menos 900 trabajadores humanitarios han sido asesinados en la última década. Su reciente informe de 2013, indica que 272 trabajadores humanitarios fueron víctimas de violencia durante 2012, de las cuales 66 fueron asesinadas, 115 heridas y 91 secuestradas.

El Embajador Fuks destacó el esfuerzo que realizan los países en desarrollo en el campo humanitario “sembrando nuevos modelos y conceptos para las acciones internacionales, basados en la participación de la población, la prevención, la gestión local de riesgo y el fortalecimiento de las comunidades, a diferencia de otros modelos basados en la imposición vertical del desarrollo, de acciones de asistencia dirigida, metodología subsidiaria de la intervención humanitaria y la doctrina de seguridad nacional.” También subrayó el trabajo de los Cascos Blancos en el norte de Irak apoyando al ACNUR, Centro América y el Caribe, además del permanente apoyo y acompañamiento a Haití.

La Representante Regional del ACNUR, Eva Demant, hizo referencia a la crisis humanitaria en Siria y advirtió sobre el creciente número de refugiados sirios que huye a países vecinos, que ya ha alcanzado casi los 2 millones de personas. En nombre del ACNUR, agradeció a la Argentina por su compromiso con la protección internacional de las personas refugiadas y reconoció la valiosa cooperación internacional del país a través de la Comisión Cascos Blancos, con quien el ACNUR ha firmado un Memorando de Entendimiento. Recordó que en 2011, una misión de Cascos Blancos se movilizó a Túnez para cooperar con la operación del ACNUR en respuesta a la crisis en Libia en 2011 y en 2012 un equipo de voluntarias expertas se dirigió a Irak para apoyar al ACNUR en el campamento de Domiz, construido para albergar a refugiados sirios.

© ACNUR/ V.Pico
Asimismo, la Representante agradeció el compromiso y dedicación de todas las personas e instituciones involucradas en la protección y asistencia de los refugiados y refugiadas en Argentina: “Me siento orgullosa de formar parte de un eficaz engranaje humanitario que trabaja para lograr que las personas refugiadas puedan gozar de sus derechos humanos fundamentales y reiniciar una vida digna. Es una sinergia indispensable para poder fortalecer el espacio humanitario que la región del sur de América Latina ha ido construyendo y consolidando a lo largo de los años”, concluyó.    

El Coordinador Residente subrayó que Argentina es miembro activo en operaciones de paz desde hace décadas y elogió “la encomiable labor de la Comisión Cascos Blancos, quien con una trayectoria ejemplar generó un modelo único en la comunidad internacional: gestión de riesgo, prevención y respuesta”. Al referirse a los trabajadores humanitarios los definió como “gente común tratando de forjar sueños extraordinarios”.   

El evento contó con la presencia de autoridades gubernamentales, miembros del Cuerpo Diplomático, representantes de las Agencias del Sistema de Naciones Unidas en Argentina, representantes de la sociedad civil y voluntarios argentinos que han participado en las misiones y proyectos de Cascos Blancos en diversos países.

Al cierre del evento, se presentó la campaña de información y concienciación del Día Mundial de la Asistencia Humanitaria de este año, una iniciativa de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de los Asuntos Humanitarios (OCHA), junto a un mensaje del Secretario General de la ONU Ban Ki-moon para esta ocasión.

La Oficina Regional para el Sur de América Latina con sede en Buenos Aires, además de Argentina, cubre los países de Bolivia, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay. 

ACNUR


Comentarios



Búsqueda de noticias

Título