En medio del deterioro de las condiciones en Yemen, más refugiados somalíes optan por retornar a sus hogares

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

Refugiados somalíes se preparan para el viaje a casa en un ferry desde Adén, Yemen.   © ACNUR

Alrededor de 4.300 refugiados somalíes han retornado ya de Yemen a sus hogares, desde el inicio de un programa de retornos espontáneos asistidos en 2017, el cual fue facilitado por ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, en cooperación con socios humanitarios y las autoridades de Yemen y Somalia.

En el último viaje, un bote con 125 refugiados somalíes partió de Adén el miércoles por la tarde. La embarcación llegó al Puerto de Berbera, en Somalia, ayer por la mañana, llevando a casa a hombres, mujeres, niños y niñas justo a tiempo para la celebración musulmana del “Eid”, que se observará la próxima semana, con el final del mes de ayuno del Ramadán.

Entre las personas que retornaron esta semana se encuentran somalíes nacidos en Yemen de padres refugiados, y otros que habían nacido en Somalia y que tuvieron que huir a Yemen por el conflicto y la inseguridad.

Al ser Yemen la crisis humanitaria más grande del mundo y con los civiles enfrentando condiciones que amenazan la vida, la situación de las personas refugiadas, solicitantes de asilo y migrantes se ha deteriorado significativamente.

Los refugiados somalíes representan el 90 por ciento de la población refugiada y solicitante de asilo en Yemen, o alrededor de 250.000 personas. Los movimientos de Somalia a Yemen se han dado desde la década de 1980, y continuaron con el inicio de la guerra civil en Somalia, con muchas personas huyendo de la violencia generalizada y el miedo individualizado a la persecución, además de las consecuencias de las sequías y la falta de oportunidades de medios de vida.

Como país de acogida de refugiados de larga data y el único país en la Península Arábiga signatario de la Convención de los Refugiados y su Protocolo Adicional, Yemen alberga actualmente a la tercera mayor población de refugiados somalíes del mundo.

Pero con la prolongación del conflicto, ACNUR, las autoridades nacionales yemeníes y los socios humanitarios enfrentan importantes desafíos para garantizar la seguridad, la asistencia humanitaria y el acceso a servicios esenciales para salvar las vidas de los refugiados y solicitantes de asilo en el país.

Este mes, los refugiados somalíes se encontraban entre los heridos cuando las huelgas golpearon la capital de Yemen, Saná. Además de los peligros planteados por el conflicto, muchos refugiados ahora enfrentan mayores dificultades, carecen de acceso a servicios básicos y luchan por cubrir sus necesidades básicas y mantenerse a sí mismos, dado a las limitadas oportunidades laborales y económicas.

Como resultado, un número cada vez mayor de refugiados se ha acercado al ACNUR en busca de ayuda para regresar a sus hogares, citando preocupaciones de seguridad y protección y acceso limitado a los servicios. Se han realizado 33 salidas organizadas desde Yemen a Somalia desde el inicio del programa de retornos espontáneos asistidos en 2017.

Los que regresan a sus hogares son asistidos por ACNUR y sus socios, incluida la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Se les ayuda con documentación, transporte y apoyo financiero en Yemen para facilitar el viaje, así como asistencia para el retorno y la reintegración.

 

Para mayor información sobre el tema, por favor contacte: