Alto Comisionado pide a la comunidad internacional que no se olvide de Afganistán

El Alto Comisionado ha pedido a la comunidad internacional que vuelva a centrar su atención en Afganistán, ya que sería peligroso ignorar al país.

A Haqmal (centro), un niño de 6 años retornado de Pakistán, le encanta su nueva escuela en Pajhman, en el distrito de Kabul, Afganistán.  © ACNUR/S.Rich

GINEBRA, 6 de octubre de 2015 (ACNUR) – António Guterres, Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, ha pedido hoy a la comunidad internacional que vuelva a centrar su atención en Afganistán ya que sería peligroso ignorar al país. Asimismo, ha elogiado a Irán y Pakistán por acoger a tantos refugiados.

Al enfatizar que Afganistán ya no "recibe la atención que se merece", así intervino en la reunión de alto nivel del Comité Ejecutivo de ACNUR sobre la situación de los refugiados afganos: "Creemos que ignorar a Afganistán sería un peligroso error, independientemente de la urgencia y magnitud de otras nuevas crisis".

En una reunión muy concurrida sobre cómo crear las condiciones necesarias para que los refugiados afganos puedan volver a sus hogares y reintegrarse en las regiones donde la seguridad lo permita, Guterres ha destacado lo que él denomina la especial y larga relación entre ACNUR y Afganistán y sus dos vecinos, Irán y Pakistán, que juntos han acogido al 95% de los refugiados afganos.

"Esta es la mayor situación de refugiados a la que ACNUR se ha enfrentado, con más de 6 millones de personas afectadas, así como la operación de repatriación voluntaria más grande de nuestra historia, con más de 5,8 millones de retornados desde 2002", señaló Guterres. "Actualmente, después de más de 35 años y con 2,6 millones de refugiados registrados en 70 países, los afganos también son la población de refugiados que durante más tiempo han sufrido esta situación en el mundo", añadió.

En un mensaje de video pregrabado para la reunión, el Presidente Ghani agradeció a ACNUR las décadas de compromiso con los refugiados afganos así como a Pakistán e Irán por abrir sus fronteras y seguir acogiendo a millones de refugiados afganos.

"Mi deber me exige que prevenga la producción de más desplazados y refugiados. Espero que nuestros esfuerzos contribuyan significativamente a esta tarea", afirmó.

Asimismo, el Presidente Ghani se hizo eco de la preocupación del Alto Comisario sobre la posible falta de atención internacional. "El problema de los refugiados es un problema global. No se les puede poner en una isla y olvidarlos", aseguró.

Guterres dijo que -aunque la situación en Afganistán "sigue siendo difícil, como lo demuestran los recientes acontecimientos en Kunduz"- el nuevo Gobierno de Unidad Nacional Afgano del Presidente Ghani se ha comprometido a que una de sus prioridades nacionales consista en proporcionar soluciones duraderas para los refugiados y desplazados.

"Este compromiso histórico, junto con la consolidada cooperación regional entre Afganistán y las Repúblicas Islámicas de Irán y Pakistán, ofrece una importante oportunidad para conseguir garantizar soluciones duraderas para los afganos", declaró Guterres.

Manifestando el compromiso de la comunidad internacional para buscar soluciones duraderas para millones de refugiados afganos y terminar con una de las situaciones de desplazamiento más prolongadas de la historia, la reunión de Ginebra contó con unos 800 participantes en representación de 131 Estados miembros, varias organizaciones internacionales y de Naciones Unidas así como organizaciones no gubernamentales.

A la reunión también acudieron el Ministro de Refugiados y Repatriación de la República Islámica de Afganistán, el Ministro del Interior de la República Islámica de Irán y el Ministro de Estados y Regiones Fronterizas de la República Islámica de Pakistán.

Algunos asistentes de los principales países donantes, de agencias de la ONU, de ONG socias, así como de la sociedad civil afgana, también expresaron su apoyo a los esfuerzos en busca de soluciones duraderas para los numerosos afganos que todavía permanecen en el exilio.

Guterres recalcó que los avances en la búsqueda de soluciones duraderas solo serán posibles si la comunidad internacional proporcionará "un apoyo significativamente mayor" a estos esfuerzos del que se ha producido hasta ahora.

"En particular, la Estrategia regional de Soluciones para los Refugiados Afganos, desarrollada por los Gobiernos de las Repúblicas Islámicas de Afganistán, Irán y Pakistán junto con ACNUR, es el principal vehículo para fomentar dichos esfuerzos y debe ser apoyada de manera más decisiva, concretamente por los actores de desarrollo", añadió.

Guterres señaló que actualmente el número de desplazados internos supone casi un millón y que los afganos continúan abandonando el país para solicitar asilo en otros lugares.

Sin embargo, ha subrayado que casi 54.000 refugiados han vuelto a Afganistán en 2015, casi tantos como en el conjunto de los dos años anteriores. "Precisamente porque son tiempos difíciles es necesario apoyar a Afganistán ahora", apuntó el Alto Comionado. "La iniciativa del Gobierno afgano de un Paquete de Asistencia Mejorado para el Retorno Voluntario y la Reintegración (EVRRP, en sus siglas en inglés) para cada familia retornada merece especial atención, ya que proporcionará un mayor apoyo a la integración de refugiados en la fase inicial después de su retorno al país".

Guterres elogió a las Repúblicas Islámicas de Pakistán e Irán por haber acogido de manera generosa a millones de refugiados afganos durante las últimas tres décadas y media, en una expresión de solidaridad y compasión con sus vecinos sin parangón en el mundo actualmente.

"Entre los dos, estos países todavía acogen a 2,5 millones de afganos registrados y a unos 2 millones de afganos no registrados", señaló. Hablando de la situación en Europa este año, donde medio millón de llegadas por mar han abrumado las capacidades de muchos de los países afectados, indicó: "Uno no puede ni siquiera empezar a imaginar el tipo de presión a la que las Repúblicas Islámicas de Irán y Pakistán se enfrentaron con más de 6 millones de refugiados afganos en aquel momento".

Afirmó que la generosidad de Irán y Pakistán continúa siendo ejemplar. Actualmente, Irán concede a todos los menores extranjeros, independientemente de su situación legal, el derecho a inscribirse en el sistema nacional de educación. Mientras tanto, Pakistán, que durante años ha sido el país que acogía a más refugiados en el mundo, ha demostrado igualmente su generosidad permitiendo a los refugiados acceder a los servicios básicos y vivir en paz durante los últimos 36 años.

Elogió a las comunidades receptoras de Irán y Pakistán por soportar las importantísimas consecuencias de acoger a un número tan elevado de refugiados durante un periodo tan largo de tiempo y también por brindar a los refugiados la oportunidad de adquirir habilidades y una educación.

"Ambos Gobiernos continúan proporcionando refugio a los afganos, mientras que al mismo tiempo trabajan en estrecha colaboración con el Gobierno de Afganistán en una estrategia común y de refuerzo mutuo para conseguir soluciones duraderas", afirmó.

Guterres aseguró que la reunión surgió del "reconocimiento de que un retorno efectivo y sostenible a Afganistán es fundamental para estabilizar toda la región" y rogó solidaridad internacional para que esto sea posible.

"No podemos dejar escapar la oportunidad de avanzar hacia este objetivo. Apoyar a la República de Afganistán y a los países que acogen a sus refugiados no es, en este momento crítico, una mera cuestión de solidaridad, sino una cuestión que redunda en el mejor interés de todos nosotros", concluyó.

Lea el texto completo del discurso del Alto Comisario aquí (en inglés).

Gracias a la Voluntaria en Línea Noemí Pérez Rubio por el apoyo ofrecido con la traducción del inglés de este texto.