Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados señala que es clave proteger a los civiles en Mosul

En una conferencia de prensa en Bagdad, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, destacó que la protección de civiles debe ser parte de la estrategia militar para retomar la segunda ciudad más importante de Irak.

Mujeres iraquíes desplazadas hacen fila para recibir alimentos y agua en el campamento para desplazados internos de Debaga.  © ACNUR/Ivor Prickett

BAGDAD, Irak – El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, señaló que la protección de los civiles es clave para el futuro de Irak y que debería ser prioritaria en la estrategia del Gobierno, ya que a partir de hoy, se desarrolla una gran ofensiva militar para retomar Mosul.

"Desde nuestra perspectiva, la protección de civiles es el elemento más importante de esta operación", dijo Grandi a los reporteros durante una conferencia de prensa en Bagdad.

Grandi dio esta declaración tan solo dos horas después del inicio de las operaciones por aire y tierra para retomar la segunda ciudad más grande de Irak, la cual era hogar de 2,5 millones de personas antes de ser tomada por las milicias en junio de 2014.

El Alto Comisionado, quien se encuentra en una visita de cuatro días en Irak, recalcó que el Primer Ministro Haider Al-Abadi y su Gobierno le aseguraron que la protección de los civiles sería parte de su estrategia militar para retomar la ciudad.

"Desde nuestra perspectiva, la protección de los civiles es el elemento más importante de esta operación."

"Me han asegurado que así será, porque es indispensable para el futuro de Irak, para un futuro en el cual las personas de Irak podrán vivir juntas y construir un país próspero", dijo Grandi.

La ofensiva en Mosul llega en un momento en el que la cifra de personas desplazadas por la guerra en Irak alcanza los 3,3 millones, cerca de una décima parte de la población.

En el peor de los casos, la ofensiva podría resultar en que más de un millón de personas huyan de la ciudad, y que cientos de miles tengan necesidad de asistencia en albergue y otros servicios básicos, según han advertido agencias humanitarias.

Grandi destacó que se deben realizar controles de seguridad de quienes huyen de la ciudad "de la forma más apropiada", y preferiblemente supervisados por observadores de la ONU.

Los sitios para los civiles desarraigados por los ataques deben encontrarse lejos de las líneas de combate, para asegurar que los grupos vulnerables, particularmente mujeres y niños, "estén tan protegidos como sea posible", dijo Grandi.

Con este fin, ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, cuenta con cinco campamentos abiertos y listos para albergar a 45.000 personas que huyen de Mosul y de áreas cercanas. Se planea tener un total de 11 campamentos abiertos en las próximas semanas, con capacidad para albergar a 120.000 personas; los terrenos provistos pueden ser reservados en áreas seguras lejos de las líneas de combate.

"ACNUR cuenta con cinco campamentos abiertos y listos para albergar a 45.000 personas que huyen de Mosul y de áreas cercanas."

Las operaciones militares iraquíes en el corredor de Mosul se han realizado ya por varios meses. Desde mayo, más de 180.000 personas han huido del área.

Anticipando el crecimiento del desplazamiento, ACNUR ha puesto a disposición 50.000 kits de emergencia para albergues, con el fin de ayudar a más de 300.000 personas fuera de los campamentos. Los kits incluyen productos como lonas plásticas y herramientas de construcción para poder hacer albergues.

Adicionalmente, se habilitarán 25.000 tiendas para albergar a más de 150.000 personas. La Agencia de la ONU para los Refugiados también se propone brindar 30.000 kits de impermeabilización para prevenir goteras en refugios improvisados y edificios precarios para más de 180.000 personas.

El presupuesto de respuesta del ACNUR para Mosul es de $196,2 millones de dólares, y únicamente ha recibido poco más del 38 por ciento de los fondos. De acuerdo con Grandi, los fondos son necesarios no sólo para una preparación inicial, sino también para el desplazamiento que podría continuar durante el invierno.

"Es probable que las personas que se desplazan no se quedarán por periodos cortos, sino que podría ser por varias semanas o meses, lo que se daría durante el invierno, así que es necesario que les brindemos un asistencia apropiada", dijo Grandi, recalcando que por esto, conseguir el dinero resulta "urgente".