ACNUR abre un nuevo campamento en el oeste de Etiopía para los refugiados de Nilo Azul

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

ACNUR abrió esta semana un nuevo campamento en el oeste de Etiopía para alojar a los refugiados que están huyendo de las continuas hostilidades en la frontera con el Estado sudanés de Nilo Azul.

El nuevo campamento está ubicado en la ciudad de Tongo, a unos 200 kilómetros al sureste del principal punto fronterizo de entrada de refugiados, en Kurmuk. Se abrió el miércoles y hasta ahora 533 refugiados han sido trasladados a él desde Kurmuk y las zonas fronterizas de Bamza y Almahal. El campamento tiene capacidad para 3.000 personas, con posibilidades de ampliarlo.

Durante el último mes más de 27.500 personas han huido del Estado de Nilo Azul hacia Etiopía, en medio de los combates entre las fuerzas sudanesas y los rebeldes del Ejército Sudanés de Liberación del Pueblo-Norte. Unas 16.500 personas de estas nuevas llegadas se están alojando con comunidades locales cercanas a los puntos de entrada de la frontera. El resto están en campos de refugiados.

Mientras continuan llegando refugiados, ACNUR está trabajando con el gobierno de Etiopía y la Organización Mundial para las Migraciones para acelerar su traslado a zonas más seguras – en Tongo o en los centros de tránsito temporales que ACNUR ha estado poniendo en marcha para las personas que no querían trasladarse a los campamentos.

Cuando comenzó el flujo, llegaban principalmente mujeres, niños y adultos mayores, generalmente en buen estado de salud. Los hombres se quedaban para vigilar sus propiedades. Sin embargo, recientemente, el personal de ACNUR en los puntos de la frontera ha visto grandes grupos de hombres llegando, y cada vez más heridos. Tenemos casos recientes de hombres jóvenes con heridas de bala y una mujer herida por metralla. Otro hombre perdió sus piernas con la explosión de una bomba. Los tres fueron trasladados al centro de salud de ACNUR en el campo de Sherkole para ser atendidos.

Los refugiados también traen consigo su ganado y pertenencias, como los molinos de grano o muebles, que les pueden ayudar a ganarse la vida en Etiopía. ACNUR tiene previsto trasladar a unos 400 refugiados cada día desde la frontera hasta Tongo, donde ACNUR, la Administración de Etiopía para Asuntos de Refugiados y Retornados y otros socios implementadores están ofreciendo protección y asistencia, incluyendo cobijo, agua y saneamiento, así como comida. Mientras continúa el desarrollo del emplazamiento, ya se han montado 80 de las 380 tiendas de tamaño familiar disponibles. También están listos para su uso hasta 40.000 litros de agua al día mientras se buscan nuevas fuentes de agua.

ACNUR también está comprando suministro de leña mensual para cocinar y calentarse, mientras busca fuentes de energía alternativas respetuosas con el medio ambiente.

Entre tanto, la vacunación de 438 niños, entre ellos 410 recién llegados y 28 originarios de Kurmuk, se completó a finales de la semana pasada. La vacunación continuará en el campo de refugiados de Tongo durante el proceso de registro. El otro campo principal en la zona, en Sherkole, llegó el martes a su capacidad máxima (8.702 personas).