ACNUR condena el bombardeo de un campamento de refugiados en Sudán del Sur

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

ACNUR condena firmemente el bombardeo ayer jueves de un campamento de refugiados en el Estado de Unity, en Sudán del Sur. Varias bombas lanzadas desde un avión impactaron en la zona de Yida sobre un campamento temporal que acoge a más de 20.000 refugiados que han huido recientemente de la violencia en las Montañas Nuba, en el Estado de Kordofan del Sur, en Sudán.

Dos de las bombas cayeron dentro del campamento de Yida y una de ellas cerca de la escuela. Afortunadamente, no se han registrado víctimas en el campamento y estamos evaluando la situación de las comunidades de los alrededores.

El ACNUR ha estado preparando nuevos campamentos para refugiados lejos de la frontera cuando ayer ocurrió este incidente en Yida. Estábamos esperando iniciar el traslado de refugiados pero nuestros esfuerzos se han visto obstaculizados por las fuertes lluvias que han convertido los caminos hacia el campamento en intransitables. El ACNUR está preocupado por la escalada de las tensiones en las zonas fronterizas entre Sudán y Sudán del Sur, donde cientos de miles de civiles han estado desplazados desde junio a consecuencia de los combates.

También nos han llegado informaciones esta semana sobre un bombardeo en la aldea de New Guffa, en el Estado de Alto Nilo, en Sudán del Sur, donde ha habido víctimas civiles. Se cree que unos 55.000 civiles procedentes de las zonas de Damazine y Kurmuk se están trasladando al sur, al estado sudanés de Nilo Azul. Algunas de estas personas se están dirigiendo a Chali, dentro del Estado de Nilo Azul. Otras están cruzando la frontera hacia la aldea de New Guffa, situada a unos nueve kilómetros de la frontera, o a Bunj, la capital del condado de Maban en el Estado de Alto Nilo, en Sur Sudán. Otros civiles podrían estar yendo hacia la vecina Etiopía, donde más de 30.000 sudaneses ya han encontrado refugio y están siendo ayudados por el ACNUR y sus socios.

Los nuevos refugiados que han llegado a salvo al condado de Maban dicen que hay aldeas completamente vacías al sur de la ciudad de Kurmuk, al otro lado de la frontera. Las nuevas llegadas están siendo registradas en la ciudad de Bunj, donde el ACNUR ya ha establecido una estación de paso así como un almacén que actualmente cuenta con suministros de material humanitario para 15.000 refugiados.

Los equipos de evaluación de Naciones Unidas están planeando viajar a Maban a lo largo de este fin de semana para analizar las condiciones humanitarias de los recién llegados. Mientras tanto, las autoridades locales han estado identificando espacios para la recepción temporal, dado que se prevé la llegada de más personas en un contexto en el que las tensiones van en aumento.