ACNUR expresa preocupación por la seguridad de los refugiados en Sudán del Sur

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

Alrededor de 20.000 refugiados en Sudán del Sur están expuestos a crecientes riesgos de seguridad a medida que los combates se acercan a la frontera con Sudán.

Si bien los enfrentamientos militares que se están produciendo en la zona fronteriza de Jau todavía no han alcanzado el asentamiento de refugiados de Yida, ubicado a algunos kilómetros de distancia, algunos refugiados ya han huido hacia el monte por temor a los combates. La escalada en la inseguridad también ha afectado el acceso humanitario y la distribución de la ayuda, por lo cual ya varias veces se han interrumpido los servicios de asistencia en Yida.

El ACNUR sigue trabajando en Yida con sus socios para proporcionar servicios de emergencia, como alimentación, agua y atención médica para los refugiados, quienes han huido de la región sudanesa de Kordofán del Sur en los últimos meses. Entre 60 y 110 personas continúan llegando a Yida cada día.

El ACNUR teme que los combates puedan alcanzar Yida, que ya ha sido objeto de ataques aéreos el pasado noviembre. La agencia está acelerando las operaciones de traslado de los refugiados a zonas más seguras, en nuevos asentamientos donde haya más seguridad y asistencia, en el interior del país.

Hasta ahora, la mayoría de los refugiados ha sido reluctante a salir de la zona de Yida, alejándose aún más de sus casas en Sudán. También están preocupados por las minas en las carreteras en el interior. Para asegurar el tránsito seguro, el Centro de Acción contra las Minas de la ONU está realizando operaciones de detección y desminado. El ACNUR espera poder reubicar lo antes posible a un primer grupo de refugiados, que así lo desee.

Asimismo, en el este de Sudán del Sur, los refugiados siguen llegando a un ritmo de 650 personas por día, huyendo del Estado sudanés de Nilo Azul. Un grupo de 10.000 refugiados ha sido identificado en los últimos días cerca de Elfoj, en la provincia de Maban, en el Estado de Nilo Superior, en el Sur de Sudán. Se cree que miles más estén varados en zonas aisladas a largo de la frontera. El ACNUR y sus socios están organizando un nuevo asentamiento en las cercanías de Maban para ellos, que se sumaría al de Doro, que ya está acogiendo a 20.000 personas recién llegadas de Nilo Azul.

En total, Sudán del Sur ha recibido a más de 50.000 refugiados de Nilo Azul y Kordofán del Sur en los últimos meses.

A Etiopía han llegado unos 33.000 refugiados sudaneses desde junio, en su mayoría procedentes de Nilo Azul. Esto incluye a más de 18.000 personas recién llegadas, quienes han sido acogidas en dos campamentos y un centro de tránsito, y alrededor de 14.000 personas que se han quedado viviendo con las comunidades locales en las zonas de frontera. Junto con las autoridades locales, el ACNUR está ampliando los campamentos de refugiados existentes para que puedan acoger a estos refugiados.