Afganos sueñan con salir de las sombras gracias a nuevo esquema de registro de Pakistán

El programa busca proveer documentación a hasta un millón de afganos indocumentados con el fin de legalizar su estadía en Pakistán.

Afghan refugees hold up cards providing proof of registration, in Maach, Pakistan in 2008. A new pilot programme that began this week is issuing citizen cards to undocumented Afghans in Pakistan. [for translation]  © UNHCR/DAKhan

PESHAWAR, Pakistán, 21 de julio de 2017 (ACNUR) – Mohammad Rehman, un afgano sin documentos en Pakistán, ha vivido toda su vida con el temor de ser arrestado por la policía, y deportado a su país natal, afectado por el conflicto.

Sin embargo, un nuevo programa del Gobierno de Pakistán para registrar a hasta un millón de afganos indocumentados como él, finalmente le está permitiendo soñar con salir de las sombras con un sentido de seguridad.

"Me da confianza que por lo menos tendré algún tipo de identidad mientras esté en Pakistán", dijo Rehman, que nació y creció en Pakistán de padres afganos. "Si la policía me arresta ahora, por lo menos me liberarán sin mucho problema".

El programa piloto que el Gobierno pakistaní lanzó el 20 de julio busca registrar a los afganos indocumentados que viven en el país, cuyo número se estima actualmente entre 600.000 y un millón de personas. Muchos de ellos han vivido en Pakistán por cerca de cuatro décadas y han criado a sus hijos allí.

"Me da confianza que por lo menos tendré algún tipo de identidad mientras esté en Pakistán".

Bajo este esquema, miles de personas como Rehman recibirán tarjetas de Ciudadano Afgano, que les proporcionará protección legal ante arrestos arbitrarios, detenciones o deportaciones bajo la Ley de Extranjería de Pakistán.

El programa de registro que durará seis y comenzó con el lanzamiento de un piloto en la capital del país, Islamabad, y en la ciudad de Peshawar, en el noroeste de Pakistán, que acoge al mayor número de afganos indocumentados. Se espera que el programa se desarrolle en las cuatro provincias del país desde el 16 de agosto.

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, ha acogido esta iniciativa. Las tarjetas permitirán a los afganos permanecer en Pakistán por el momento, hasta que el Gobierno de Afganistán pueda emitirles documentación, como por ejemplo, pasaportes.

"La iniciativa proporcionará a numerosas familias afganas, en las que algunos miembros están registrados como refugiados y otros carecen de status legal, un respiro muy necesario", dijo la portavoz del ACNUR, Duniya Aslam Khan, durante una conferencia de prensa en Ginebra el día viernes (21 de julio).

"Esta ayudará a regularizar la estancia de muchos afganos en un momento en el que, para muchos, podría no ser posible volver a su país natal", añadió.

El registro de afganos indocumentados se ha alcanzado tras tres años de reuniones de los Gobiernos de Afganistán y Pakistán con ACNUR. Forma parte de la Política Integral de Repatriación y Gestión de los Afganos en Pakistán, aprobada por el gobierno en febrero de este año.

"La iniciativa proporcionará a numerosas familias afganas un respiro muy necesario".

Otros componentes del programa son: extender la validez de las tarjetas de Prueba de Registro a aproximadamente 1,4 millones de afganos refugiados registrados hasta finales de 2017; un compromiso para adoptar una ley nacional de refugiados; y un sistema de visados para diferentes categorías de los refugiados afganos que tienen la carta de Prueba de Registro.

La Autoridad de Archivo Nacional y Registro de Pakistán (NADRA, por sus siglas en inglés), el Ministerio de Estados y Regiones Fronterizas, y el Ministerio afgano de Refugiados y Repatriación, supervisarán el proyecto con ayuda de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y ACNUR.

ACNUR asistirá a la OIM con su campaña informativa para que la noticia llegue a las comunidades de afganos viviendo en Pakistán, al mismo tiempo que se asegura que aquellos afganos con necesidad de protección internacional sean referidos a ACNUR.

Además de aliviar su temor a ser arrestado, Saleem Kahn, un refugiado afgano y vendedor de miel, ve otros beneficios del programa. Él espera que tener una tarjeta le permita moverse con libertad y acceder a mercados en la aldea de Mandi Bahuddin en Punyab, así como a reducir el temor de sus hijos de ser discriminados en la escuela.

"Mis hijas se mostraban reacias a asistir a la escuela, ya que en algunas ocasiones, sus maestros las molestaban por su falta de documentación. La policía nos detenía en cada punto de control. Después de recibir la tarjeta, estaremos aliviados", dijo él.

Por Samad Khan

Reportaje adicional por Qaisar Khan Afridi en Islamabad