Mural en Asamblea Legislativa relata las vivencias de personas refugiadas

  • En la elaboración del mural participaron refugiados y costarricenses
  • La entrega está prevista para el 20 de junio, Día Mundial del Refugiado

SAN JOSÉ, Costa Rica, 3 de junio de 2009 (ACNUR) – La Municipalidad de San José, la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas (ACNUR) en Costa Rica y la organización no gubernamental, ACAI, entregarán un mural que cuenta las vivencias de las personas refugiadas el próximo 20 de junio.

El mural fue diseñado por la artista plástica Natalia Morales, quien donó su trabajo como parte de las actividades del Trabajo Comunal Universitario de la Universidad Nacional.

La obra – que está siendo pintada por costarricenses y refugiados – se ubica en el costado norte del edificio Sión de la Asamblea Legislativa y cuenta con una extensión aproximada de 40 metros.

En el mural se plasman las distintas experiencias de las personas refugiadas: la violencia que sufren en su país de origen, cómo esta las obliga a huir y su proceso de integración en el país de asilo.

"Nuevamente el ACNUR ha querido utilizar el arte como una forma de mostrar la necesidad de protección de los refugiados que viven en Costa Rica, así como explicar la manera en que una comunidad puede propiciar su integración", manifestó Jozef Merkx, representante de la Agencia de la ONU para los refugiados.

La artista, por su parte, señaló que el proyecto ha sido todo un reto, ya que pretende plasmar las vivencias de los refugiados de la manera más verídica y cercana a la realidad. Morales compartió con refugiados antes de crear los primeros bocetos para conocer su realidad.

La entrega y develación de la obra está programada para el próximo 20 de junio, Día Mundial del Refugiado, a las 11 a.m.

Un refugiado es una persona que huye de su país debido a un temor fundado de ser perseguido por razones de raza, religión, nacionalidad, opinión política o pertenencia a un grupo social particular. Estas personas no pueden regresar a su país porque su vida corre peligro.

En Costa Rica hay 12.000 refugiados, la mayoría de ellos son de nacionalidad colombiana.