ACNUR lamenta la muerte de tres colegas en el accidente de Ethiopian Airlines

El Alto Comisionado lamenta la muerte del personal en el accidente de Ethiopian Airlines   © ACNUR

GINEBRA- ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, se encuentra hoy de luto por la trágica pérdida de tres colegas que murieron en el accidente de Ethiopian Airlines en Etiopía ayer por la mañana.

Los colegas Nadia Ali, Jessica Hyba y Jackson Musoni se encontraban entre los pasajeros a bordo del vuelo ET 302 de Addis Abab a Nairobi, el cual se estrelló poco después del despegue.

Ethiopian Airlines ha confirmado que no hubo sobrevivientes. Entre las víctimas también se encuentran colegas de otras agencias de la ONU, así como de organizaciones no gubernamentales socias y otras organizaciones internacionales.

“Nos ha impactado la repentina y terrible pérdida”, dijo el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, interrumpiendo su visita a Medio Oriente y regresando urgentemente a la sede del ACNUR en Ginebra. “Esto es devastador para todas las familias que perdieron a sus seres queridos en el accidente de ayer. Nuestros pensamientos están con ellos”.

“Estamos haciendo todo lo posible para ayudar a las familias de Nadia, Jessica y Jackson en este momento tan difícil y doloroso. En nombre de todo el personal de ACNUR en todo el mundo, expreso mis más sinceras condolencias a sus familias. Hoy lloramos a nuestros queridos colegas y amigos. ACNUR ha perdido a humanitarios dedicados que trabajaron incansablemente por millones de personas obligadas a huir de las guerras y la persecución”.

Nadia Adam Abaker Ali, nacional sudanesa de 40 años, se unió al ACNUR en Nyala, Sudán en 2010. Como asistente de protección, había estado trabajando allí para ayudar a las personas sudanesas que huían de Darfur. Antes de unirse al ACNUR, Nadia trabajaba como especialista de salud en Nyala y Jartum. Deja atrás a su esposo y a su hija de seis años.

Jessica Hyba, nacional canadiense de 43 años, había estado trabajando como Oficial Principal de Relaciones Externas con ACNUR en Mogadiscio. Ella había tomado esta última asignación en febrero de este año. Jessica se unió al ACNUR en Irak en 2013 y también trabajó en la sede de ACNUR en Ginebra. Antes de ACNUR, Jessica tenía un servicio largo y distinguido con Care Canada, Care International y UNICEF. Ella deja a su familia más cercana, incluyendo dos hijas, de 9 y 12 años.

Jackson Musoni, ciudadano ruandés de 31 años, había estado trabajando desde fines de 2017 como Coordinador Asociado en el Terreno en Darfur Oriental, Sudán. Se había unido al ACNUR en 2014, trabajando en Butare, Ruanda. Desde 2011 hasta 2014, Jackson había estado trabajando para el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación de Ruanda. La familia cercana que deja atrás incluye a tres niños de ocho, cinco y cuatro años.

Desde la sede de ACNUR en Ginebra, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, encabezó a sus colegas en las operaciones de ACNUR en todo el mundo al observar un minuto de silencio.

Las organizaciones de noticias pueden descargar el video con la declaración del Alto Comisionado en Refugees Media: