Emprendedoras compartieron experiencias para fortalecer y hacer crecer sus negocios en Chile

  • En contexto de recuperación socioeconómica tras la pandemia, comenzar un emprendimiento se ha transformado en la opción que miles de mujeres, de todas las nacionalidades, han tomado para salir adelante en Chile.
  • Este martes 22 de noviembre, se llevó a cabo un encuentro – organizado por ACNUR, ONU MUJERES Y la Fundación para la Promoción y Desarrollo de la Mujer (PRODEMU) – que las motivó a compartir sus experiencias y explorar nuevas opciones para fortalecer sus negocios, muchas veces, el único sustento de su hogar.
50 mujeres emprendedoras refugiadas, migrantes y chilenas intercambiaron sus potentes experiencias de integración al mercado laboral.

50 mujeres emprendedoras refugiadas, migrantes y chilenas intercambiaron sus potentes experiencias de integración al mercado laboral.  © ONU Mujeres

SANTIAGO, Chile – El Hotel “Alma Cruz”, en el Centro de Santiago, fue el escenario de un cálido encuentro en el que casi 50 mujeres emprendedoras refugiadas, migrantes y chilenas intercambiaron sus potentes experiencias de integración al mercado laboral y participaron de exposiciones para robustecer sus habilidades y potenciar sus propios negocios.

Gabriela Rosero, jefa de Oficina ONU Mujeres en Chile señaló que “desde la experiencia de ONU Mujeres sabemos que generación de redes y formación de comunidades es fundamental para el empoderamiento y autonomía económica de las mujeres. Es por eso que este primer Encuentro de Mujeres Emprendedoras busca brindar un lugar de encuentro para que mujeres emprendedoras de diferentes lugares y realidades puedan compartir sus ideas, aprender de los desafíos que han experimentado otras participantes y explorar opciones de trabajo conjunto para fortalecer sus negocios”.

Nazareth es venezolana y creó su negocio “Naza Bakes” hace dos años: “ofrecemos felicidad y sonrisa a través de nuestros postres”, explica. “Esta reunión nos permitió hacer alianzas, conocer a otras emprendedoras y además conocer historias que nos llenan y nos impulsan a seguir luchando”, opinó. “En el futuro me gustaría poder aportarle a Chile muchos cupos de empleo para otras personas que lo necesitan”.

El encuentro no solamente buscó relevar el “emprendimiento” como un mecanismo efectivo para fortalecer la integración de todas las mujeres al mundo laboral, sino que también como una forma de potenciar el establecimiento de redes de apoyo entre mujeres de diversas nacionalidades que, en la práctica, se enfrentan a múltiples trabas para desarrollarse en plenitud: “Como ACNUR, estamos muy felices de ser parte de este hermoso proyecto que no solamente busca potenciar la solidaridad y generosidad entre mujeres refugiadas, migrantes y chilenas, sino que, sobre todo, busca escucharlas con atención… poner todas las cartas sobre la mesa: darnos el tiempo de entender qué les preocupa, qué las mueve a salir adelante, cuáles son las dificultades que han encontrado en el camino y qué soluciones proponen. Solamente escuchando sus voces, los retos que enfrentan y sus propuestas para solventarlos, podremos desarrollar proyectos eficientes y acertados en el diagnóstico, para potenciar la integración de todas las mujeres al mercado laboral. Algo que, lamentablemente, sigue siendo un desafío en el siglo XXI”, señaló Rebeca Cenalmor-Rejas, Jefa de la Oficina de ACNUR en Chile.

“Hay barreras estructurales que afectan la vida de las mujeres como el lugar donde naciste, la educación a la que accedes, las tareas de cuidado, entre otras. Si sumas realidades como la migración o la necesidad de refugio, estas barreras aumentan. Por eso son importantes este tipo encuentros donde podemos intercambiar sueños, esperanzas y herramientas concretas, para impulsar proyectos de emprendimiento sostenibles que favorezcan la autonomía económica de las mujeres para una vida más digna”, agregó Marcela Sandoval Osorio, Directora Nacional de Prodemu.