Todas las personas deben ser protegidas ante el Coronavirus

ACNUR trabaja en México y alrederor del mundo para que las personas refugiadas tengan acceso a los servicios de salud. Conoce nuestras acciones.

En los países afectados por el COVID-19 hay miles de personas refugiadas en riesgo de contagio. ACNUR está siguiendo de cerca la expansión de la enfermedad y está adoptando medidas de prevención, preparación y respuesta. Todo esto siguiendo las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La respuesta sanitaria ante la crisis del COVID-19 debe incluir a todas las personas, incluyendo a las refugiadas y desplazadas.

¿Qué hace el ACNUR para ayudar a los refugiados a evitar el contagio?

Los albergues para personas refugiadas llegan a estar sobrepoblados y muchos estás ubicados lejos de los hospitales. Las familias refugiadas que viven allí merecen acceso a medicinas y cuidados en caso de contagiarse. En ACNUR trabajamos con los gobiernos para asegurarnos que los incluyan en los planes nacionales y locales para abordar la pandemia. Junto a nuestros socios hemos comenzado a incrementar la distribución de agua limpia, jabón y medidas de eliminación de basura, así como la difusión de campañas de información.

El ACNUR tiene experiencia tratando brotes de virus y emergencias mundiales como SARS, ébola e influenza. La solidaridad internacional es clave si queremos derrotar a este virus. Conviértete en socio del ACNUR y ayuda a frenar esta pandemia.

¿La gente que huye de la guerra podrá seguir cruzando fronteras?

Los países pueden tomar medidas para ayudar a controlar el COVID-19, pero no deben evitar que las personas que huyen de la violencia busquen seguridad. Si hay algún riesgo para la salud, se pueden tomar otras acciones como realización de pruebas o cuarentena por tiempo limitado.

¿Han sufrido los refugiados discriminación?

Cuando existe miedo e incertidumbre las personas refugiadas no están libres de discriminación. Ya hemos visto eventos de ira y hostilidades dirigidas hacia otras personas. La urgencia por culpar y excluir podría extenderse pronto a cualquier persona con la etiqueta de “extranjero”.

El COVID-19 no discrimina, ¿por qué lo harías tú?

Turistas, empresarios y ministros ya han sido infectados. El COVID-19 es una prueba no solo para nuestros sistemas de salud y mecanismos de respuesta ante enfermedades infecciosas sino también para nuestra habilidad de trabajar juntos como una comunidad de naciones al enfrentar un reto común.

Resguardémonos, con inteligencia y amabilidad. Desde casa, puedes enviar ayuda para frenar esta pandemia. Las personas refugiadas y solicitantes de asilo tienen mayor dificultad para acceder a los servicios de salud.

Da un clic y conviértete en socio del ACNUR.