ACNUR renueva su oferta a Curazao en relación con la respuesta para los refugiados venezolanos

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, acoge con satisfacción la solicitud hecha esta semana por Curazao a los Países Bajos para obtener ayuda para dar respuesta a la afluencia continua de personas refugiadas y migrantes venezolanas en la isla del Caribe. Las autoridades de Curazao estiman que actualmente 26.000 venezolanos residan en la isla. Es urgente que tengan acceso a protección y asistencia.  

ACNUR reitera su oferta para proporcionar apoyo legal y operacional inmediato tanto a Curazao como a los Países Bajos, de conformidad con su legislación y sus obligaciones internacionales.

Más de 2,3 millones de ciudadanos venezolanos han abandonado su país desde 2015 como resultado de la coyuntura política, de derechos humanos y socioeconómica en Venezuela. En los últimos meses, ACNUR ha observado un aumento preocupante en la vulnerabilidad de los refugiados y migrantes de Venezuela, en particular de niños, niñas y mujeres. Estas personas necesitan acceso al asilo o a un estatus migratorio regular, así como alojamiento, salud, educación y otros servicios esenciales. Las comunidades de acogida están sometidas a una presión cada vez mayor, lo que puede socavar la coexistencia pacífica e incitar a la discriminación y la xenofobia.

En este contexto, es imperativo que todos los países de la región, incluido Curazao, actúen rápidamente para implementar una respuesta que satisfaga las necesidades de los refugiados y migrantes venezolanos. Esto incluye el respeto del principio de no devolución y el acceso al asilo o a mecanismos alternativos de protección.

Consciente de los desafíos que enfrenta Curazao, ACNUR le ha brindado apoyo técnico y material para desarrollar procedimientos de registro y asilo, identificar las necesidades de los venezolanos y de las comunidades de acogida, implementar proyectos que beneficien tanto a los venezolanos como a las comunidades locales, y facilitar en el reasentamiento de los refugiados venezolanos más vulnerables a otros países.

ACNUR continúa coordinando estrechamente con los gobiernos de las Américas para esta situación. Estamos dispuestos a participar rápidamente en conversaciones prácticas con el Gobierno de Curazao y a brindar apoyo inmediato para ayudar al país a alcanzar sus objetivos humanitarios y cumplir con sus obligaciones legales.