Día Mundial de la Alimentación: la ONU invita a fortalecer y ampliar los sistemas locales de alimentación en favor de las personas desplazadas y las comunidades de acogida

Granjeros locales y refugiados revisan maíz en el campamento de refugiados de Makpandu en Sudán del Sur (enero de 2021)

Granjeros locales y refugiados revisan maíz en el campamento de refugiados de Makpandu en Sudán del Sur (enero de 2021)  © ACNUR/Andreea Campeanu

Ginebra – Poco antes del Día Mundial de la Alimentación (16 de octubre), tres agencias de la ONU señalan que aumentar la inversión en los sistemas locales de alimentación es de vital importancia para las personas desplazadas y las comunidades de acogida.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) advierten que las personas en mayor situación de vulnerabilidad (sobre todo las personas refugiadas) son quienes más sufren los estragos de la inseguridad alimentaria ocasionada por conflictos, desplazamiento, golpes económicos, crisis climáticas y la pandemia de COVID-19.

“Los conflictos y las crisis climáticas están destruyendo vidas, cultivos y medios de vida, lo cual obstaculiza la alimentación”, comentó Annalisa Conte, directora de la Oficina Global en Ginebra del PMA. “Tristemente, se prevé que la crisis climática detonará más conflictos para obtener recursos. Lo que vemos ahora es apenas el principio”.

Más de once millones de personas refugiadas están recibiendo asistencia humanitaria para que puedan satisfacer sus necesidades alimentarias y nutricionales. Sin embargo, debido a la escasez de fondos a nivel mundial, la asistencia no es suficiente en muchos lugares, lo cual aumenta los índices de desnutrición y los riesgos de protección.

“La seguridad alimentaria y nutricional de las poblaciones desplazadas (en especial las refugiadas) constituye una preocupación urgente”, señaló Sajjad Malik, director de la División de Soluciones y Resiliencia de ACNUR. “Debemos garantizar, de manera colectiva, que se satisfagan las necesidades humanitarias mientras se brinda apoyo al gobierno local para la construcción de sistemas de alimentación sanos e inclusivos”.

En un conversatorio para conmemorar el Día Mundial de la Alimentación, tres agencias subrayaron cómo la inclusión de las personas desplazadas por la fuerza en los sistemas locales de alimentación puede abonar a la seguridad alimentaria y a la prosperidad socioeconómica de las comunidades.

“En contextos donde es tangible el impacto del conflicto y del desplazamiento forzado, es de suma importancia que los esfuerzos por fortalecer los sistemas locales de alimentación incluyan a las personas en mayor situación de vulnerabilidad, como las personas refugiadas, desplazadas internas y retornadas”, indicó Felix Bauman, representante adjunto de la Misión Permanente de Suiza en la Oficina de las Naciones Unidas y en otras organizaciones internacionales con sede en Ginebra.

“Estados Unidos aún tiene el compromiso de fortalecer la capacidad y la resiliencia de quienes forman parte de las cadenas de suministro y de los sistemas alimentarios y agrícolas, sobre todo atendiendo a las comunidades vulnerables y marginalizadas”, indicó Ben Moeling, Encargado de Negocios de la Misión de Estados Unidos en las Naciones Unidas y en otras organizaciones internacionales en Ginebra.

El evento puso de relieve los esfuerzos de la República Democrática del Congo, Mozambique, Sudán del Sur y Uganda. Tubi Anibati Felicitee, una refugiada de República Democrática del Congo que vive en un campamento de refugiados al oeste de Sudán del Sur, subrayó en un video que está cosechando para consumo y venta a raíz de la iniciativa conjunta que han implementado ACNUR, FAO, el PMA, una empresa del sector privado, distintas ONG y el Gobierno de Sudán del Sur. Como parte de estos esfuerzos colaborativos, las personas refugiadas como Felicitee reciben apoyo para aumentar la producción, reducir los residuos orgánicos e ingresar a mercados.

“Los sistemas de alimentación resilientes, eficientes y sostenibles serán viables en contextos de desplazamiento forzado solo si las poblaciones – sobre todo las mujeres, las niñas y la juventud – participan de manera activa”, indicó Rein Paulsen, director de la Oficina de Emergencias y Resiliencia de la FAO. “Al crear sistemas de alimentación inclusivos, le abrimos la puerta a las soluciones duraderas, un contexto en el que solo se puede ganar. Se requieren acciones colectivas para ampliar el alcance de estos esfuerzos”.

En el marco de las celebraciones del Día Mundial de la Alimentación, la ONU está apoyando la distribución de 300 almuerzos a personas en situación de vulnerabilidad en Ginebra, con inclusión de personas refugiadas. CuisineLab, una empresa social dirigida por cocineros refugiados en la ciudad, se encargará de preparar los almuerzos, que serán distribuidos por Mater Fondazione.

Además, la FAO está organizando una serie de actividades que tendrán lugar los días 15 y 16 de octubre en Ginebra; entre ellas, una exhibición por el Día Mundial de la Alimentación en la estación de trenes de Cornavin, en Ginebra, la cual se está organizando en colaboración con la Oficina Federal de Agricultura de Suiza (FOAG, por sus siglas en inglés), la Fundación Partage, el banco de alimentos de Ginebra y la propia ciudad. El símbolo de Ginebra en el lago Lemán, el Jet d’Eau, se pintará de azul la tarde del sábado 16 de octubre para conmemorar el día.

El Día Mundial de la Alimentación simboliza la fundación de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el 16 de octubre de 1945, en Quebec, Canadá. Desde que se estableció en 1979, millones de personas lo han celebrado en casi todos los países del mundo.

El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas es la organización humanitaria de mayor tamaño en el mundo que se encarga de salvar vidas en medio de emergencias, edificar la prosperidad y apoyar un futuro sostenible para personas que se están recuperando de conflictos, desastres o del impacto del cambio climático.

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, protege a las personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares debido a conflictos y persecuciones. Trabajamos en más de 130 países, donde protegemos a millones de personas brindando apoyo vital, salvaguardando los derechos humanos fundamentales y contribuyendo a la construcción de un mejor futuro para ellas.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) se especializa en liderar esfuerzos internacionales para acabar con la hambruna. Su objetivo es garantizar que todas las personas gocen de seguridad alimentaria y tengan acceso regular a alimentos suficientes de alta calidad para que puedan llevar una vida saludable y activa. Con más de 194 estados miembro, la FAO trabaja en más de 130 países en todo el mundo.

Síguenos en Twitter @WFP_es, @FAOenEspanol y @RefugeesMedia.

Para obtener más información, favor de contactar a: