Décimo aniversario de la Convención de Kampala: el liderazgo de la Unión Africana brinda asistencia a las personas desplazadas internas

Comunicado conjunto de Gillian Triggs, Alta Comisionada Auxiliar para la Protección de la Agencia de la ONU para los Refugiados, y de Paula Gaviria Betancur, Relatora Especial sobre los derechos humanos de los desplazados internos

.  © ACNUR

Hoy se cumplen diez años desde la entrada en vigor de la Convención de la Unión Africana para la protección y la asistencia de los desplazados internos en África (Convención de Kampala).

Este documento de relevancia histórica constituye la primera convención continental de carácter vinculante en todo el mundo que busca proteger a las personas desplazadas por la fuerza al interior de sus propios países.

Considerando que, hacia finales de 2021, casi la mitad de los 59 millones de personas desplazadas internas que hay en el mundo se encontraba en África, rendimos homenaje a la visión de la Unión Africana y a los compromisos adquiridos por 33 de sus Estados miembros que han adherido a la Convención de Kampala.

Las palabras no alcanzan para describir el sufrimiento de las personas desplazadas internas, quienes, desarraigadas de sus hogares y comunidades, con demasiada frecuencia han vivido o presenciado hechos violentos y traumáticos. En el desplazamiento, se encuentran con obstáculos que les impiden satisfacer necesidades básicas, encontrar empleo, asistir a la escuela, acceder a servicios públicos y ejercer derechos fundamentales. Al componer el grueso de las poblaciones desplazadas internas, mujeres, niñas y niños son particularmente vulnerables a la trata de personas, al reclutamiento para integrar grupos o fuerzas armadas, y al riesgo de sufrir violencia de género.

Reconocemos que, siendo el primer instrumento regional de carácter vinculante que ofrece un marco integral para responder al desplazamiento interno (sin importar que este haya sido provocado por conflictos armados, violencia generalizada, desastres o efectos del cambio climático), la Convención de Kampala ha hecho innovadoras contribuciones.

Partiendo de los Principios Rectores de los desplazamientos internos, la Convención de Kampala aborda las responsabilidades que tienen a su cargo, en materia de desplazamiento interno, actores estatales y no estatales (con inclusión de grupos armados y actores del sector privado). Asimismo, orienta a los Estados miembros no solo en la coordinación de sus respuestas a nivel nacional y local, sino también en el involucramiento – de las personas desplazadas, las comunidades de acogida, la sociedad civil, el sistema de las Naciones Unidas y otros socios internacionales – en los esfuerzos de múltiples partes interesadas (incluidas las soluciones).

ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, y la Relatoría Especial se alegran de que, en la última década, más países hayan ratificado la Convención. De igual forma, aplauden los esfuerzos de aquellos Estados que han emprendido acciones para aplicar la Convención, incluso mediante disposiciones en su marco normativo nacional. Más de la mitad de los 34 instrumentos nacionales que abordan el desplazamiento interno causado por conflictos o desastres se desarrolló en África. En ese contexto, instamos a que emprendan acciones inmediatas los Estados miembros de la Unión Africana que aún no han ratificado la Convención de Kampala o que no han armonizado su legislación nacional.

La Unión Africana y sus Estados miembros marcaron la pauta hace una década, y lo siguen haciendo al día de hoy. Por tanto, seguirán contando con nuestro apoyo y respaldo para impulsar la protección, la asistencia y las soluciones en favor de las personas desplazadas internas en África.