ACNUR pide el acceso humanitario en Kadugli, Sudán

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

ACNUR está apelando a las autoridades de Kadugli, la capital del estado de Kordofan del Sur en Sudán, así como al Gobierno central, para que permitan el acceso por carretera y por aire de las agencias humanitarias que tratan de ayudar a las miles de personas desplazadas a causa de los combates entre las fuerzas del norte y el sur de Sudán.

Durante casi una semana, se les ha negado a los vuelos humanitarios la autorización para aterrizar en Kadugli, pese a nuestros esfuerzos para lograr un acuerdo. El acceso por carretera también se ve obstaculizado por las milicias armadas que han establecido controles de carretera, sobre los que nos han llegado testimonios de hostigamientos contra la gente que se está desplazando. La inseguridad hace que nuestros operaciones se estén viendo severamente limitadas, y ahora mismo ACNUR no puede acceder a un almacén que tiene a tan sólo cinco kilómetros de la base que la misión de mantenimiento de la paz de la ONU tiene en la ciudad. El almacén tiene suministros de material de ayuda humanitaria para atender a 10.000 personas desplazadas.

ACNUR estima que cerca de 41.000 personas están desplazadas alrededor de Kadugli y al sur del estado de Kordofan, a las que estamos tratando acceder. Pero nos tememos que un número aún mayor de civiles (la mayoría mujeres y niños) podrían haberse visto obligado a huir de sus hogares y que esta cifra puede seguir aumentando mientras duren los combates.

ACNUR está coordinando la asistencia humanitaria tanto en el interior de Kadugli como en sus alrededores, donde a pesar del ambiente hostil, las agencias humanitarias han logrado distribuir comida y otros materiales a unas 6.000 personas desplazadas. Esta cifra está muy por debajo del número de personas a las que podríamos llegar si tuviéramos un acceso seguro.

Los duros combates prosiguen en los alrededores de Kadugli desde la semana pasada, y aún se pueden escuchar los ataques aéreos en las proximidades. El balance de víctimas confirmado hasta el momento es de 10 civiles muertos.