ACNUR aplaude la decisión de Kenia de abrir un nuevo campamento en Dadaab

El siguiente contenido corresponde a las declaraciones formuladas hoy por un portavoz de ACNUR en una rueda de prensa en el Palacio de las Naciones, en Ginebra.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, António Guterres, ha acogido con satisfacción el anuncio realizado ayer por el Primer Ministro de Kenia, Raila Odinga, relativo a la apertura de la ampliación Ifo II en el complejo de campos de refugiados de Dadaab, cerca de la frontera con Somalia.

En cartas separadas dirigidas al Presidente de Kenia y a su Primer Ministro, António Guterres ha elogiado la decisión y ha prometido el apoyo total de ACNUR. La Agencia considera que la apertura de la ampliación es importante para paliar la situación de hacinamiento en Dadaab, a donde, en los últimos tiempos, una media de unos 1.300 refugiados somalíes llega cada día huyendo del conflicto y de la sequía en Somalia.

Incluidos los que viven en las afueras del campamento, el número de refugiados somalíes en los alrededores de Dadaab ha aumentado hasta las 380.000 personas. ACNUR tiene previsto iniciar un puente aéreo masivo este fin de semana para llevar tiendas de campaña y otro tipo de material humanitario a esta remota región fronteriza.

Dadaab es un complejo compuesto por tres campos diferentes – ya saturado antes de la reciente afluencia de refugiados – repartidos por una superficie de más de 50 kilómetros cuadrados de desierto, a unos 80 kilómetros de la frontera con Somalia. Dadaab trata de hacer frente, desde comienzos de año, a la llegada masiva de 60.000 personas que han huido del conflicto, la sequía y la hambruna en su país de origen. Un promedio de 1.300 somalíes hambrientos y exhaustos llegan diariamente al complejo, que ya acogía a un número de refugiados cuatro veces superior a aquel para el que fue diseñado inicialmente.

El puente aéreo de ACNUR se iniciará con el envío de100 toneladas de tiendas de campaña desde nuestros almacenes en Kuwait, a bordo de un Boeing 747 que se espera llegue a Nairobi el domingo. Este envío estará seguido durante las próximas dos semanas por al menos seis vuelos que transportarán un total de 600 toneladas de tiendas de campaña desde los almacenes de ACNUR en Islamabad, Pakistán. Esta ayuda se destinará a reponer las reservas de material humanitario en Kenia, actualmente reducidas o incluso agotadas.

El miércoles, la población total de refugiados dentro y en los alrededores de Dadaab era de 380.000 personas, incluidos 59.000 recién llegados que viven en las afueras de los tres campamentos. El complejo de campos de Dadaab fue construido en 1991 con el propósito de acoger a 90.000 personas. En 2008 fue declarado oficialmente completo. Hoy en día es el campamento de refugiados de mayor tamaño, el más congestionado y uno de los más remotos del mundo. Hasta cinco familias comparten una parcela de terreno prevista inicialmente para una sola.

ACNUR ha solicitado 136,3 millones de dólares para cubrir las necesidades vitales en Djibouti, Etiopía y Kenia hasta finales de este año.